La crisis migratoria despierta el discurso trumpista en Chile

La crisis migratoria despierta el discurso trumpista en Chile


En medio del crecimiento exponencial de ciudadanos bolivianos que cruzan el altiplano, desafiando el frío y el Covid-19, el Partido Republicano propuso crear una zanja y una unidad especial para deportar ilegales, al estilo del ex presidente de Estados Unidos.

En el último año, la cantidad de ciudadanos bolivianos que cruzan ilegalmente la frontera con Chile se multiplicó por diez, lo cual provoca el colapso de los servicios, especialmente de la atención médica, frente a la pandemia de coronavirus.

Sólo este año, unos 3.500 extranjeros atravesaron el inhóspito altiplano andino, a unos 3.600 metros de altitud, soportando extremas temperaturas extremas y desafiando al Covid-10 hasta llegar a la región de Tarapacá, a unos 2.000 kilómetros al norte de Santiago.

La dura y peligrosa travesía ya se cobró la vida de dos migrantes esta semana y la situación generó una nueva crisis migratoria en el país trasandino. Esta semana surgieron denuncias por parte del alcalde de Colchano y vecinos de esta zona de unos 1.600 habitantes, en su mayoría de origen aymara, sobre supuestas ocupaciones ilegales de casas por parte de ciudadanos extranjeros.

***

El diagnóstico

La respuesta del gobierno de Sebastián Piñera fue reforzar el control fronterizo con militares y la licitación de quince aviones para realizar el proceso de expulsión de inmigrantes ilegales, principalmente en Iquique y Colchane.

“Para poder acelerar las expulsiones judiciales y administrativas, se requieren aviones de mayor disponibilidad en cuanto a horario, vuelos y días”, precisó el ministro del Interior, Rodrigo Delgado.

Pero el presidente no se quedó solo en su cruzada por deshacerse de los inmigrantes ilegales, ya que, desde el Partido Republicano, lanzaron un comunicado titulado “Recuperemos Chile: plan para detener la invasión migrante ilegal”.

En el documento, en el que José Antonio Kast, presidente del partido y ex candidato presidencial, propone diez medidas para enfrentar la crisis migratoria.

En el texto, sostiene que “desde la élite política y social se repiten frases genéricas de aceptación como ‘todos somos migrantes’ o se replican cifras y datos sobre baja criminalidad, alta escolaridad y supuesto aporte impositivo de los migrantes a la comunidad nacional que justificarían su inclusión total a nuestro país”, visión que, para Kast, esa es “parcial y a veces equivocada”.

El documento califica la situación chilena como “una catástrofe humanitaria” y apunta al gobierno de Michelle Bachelet, acusándola de la llegada de más un millón de inmigrantes.

“Hacemos un llamado concreto al gobierno a que acelere las medidas para detener el ingreso de inmigrantes ilegales por los pasos fronterizos no habilitados; para frenar el traslado de inmigrantes ilegales desde las localidades fronterizas a ciudades como Arica, Iquique y Antofagasta, y para ponerle fin al desplazamiento de los migrantes hacia Santiago y otras ciudades del sur”, sostiene el documento.

Asimismo, en el texto se hace un llamado a todas las fuerzas políticas “a contribuir a resolver esta crisis y no a exacerbarla, y comprometer el apoyo político y legislativo a las medidas que tiene que tomar el gobierno en esta materia y que permitan implementar las soluciones urgentes que se requieren”.

***

El decálogo del odio

Al mejor estilo del muro ideado por el ex presidente de Estados Unidos, Donald Trump, el Partido Republicano de Chile plantea diez propuestas “urgentes” para enfrentar la situación, entre ellas, por ejemplo, la polémica medida de construir zanjas en las zonas fronterizas.

Una de las medidas que se proponen es el establecimiento de un “Recinto Transitorio de Inmigrantes Ilegales”, que permita darles alojamiento -incluyendo personal de salud- a quienes crucen a Chile por pasos no habilitados, “con el solo objeto de preparar su expulsión del país”.

Asimismo, dentro de las iniciativas está la de elaborar un “Estatuto de Expulsión de Inmigrantes Ilegales”, que contenga “todas las medidas administrativas y legales que permitan expulsar del país a las personas extranjeras que ingresen ilegalmente a nuestro territorio, evitando los recursos judiciales y administrativos que se utilizan para obstaculizar este proceso en la actualidad”, dice el texto.

Además, se solicita asignar recursos para reforzar los puestos fronterizos en pasos habilitados “que incluyan la construcción de zanjas en los perímetros cercanos a estos pasos, torres de vigilancia y habilitación de apoyo tecnológico (drones, visión nocturna) para anticiparse al cruce ilegal de personas por la frontera”.

Sobre este punto fue consultado el alcalde de Recoleta y figura presidencial del PC, Daniel Jadue, quien sostuvo que “la verdad es que tengo algunos límites éticos de poder discutir algunas propuestas que claramente superan los valores cristianos, los valores universales y están más en la lógica de ideologías que van desapareciendo en la historia de la humanidad, afortunadamente”, informó La Tercera.

En tanto, el documento del Partido Republicano propone la habilitación de cordones migratorios en las rutas cercanas a la frontera. “Las personas que sean controladas y que no cuenten con documentación regular deberán ser trasladadas al Refugio Transitorio para proceder a su expulsión”, sostiene el texto.

Por otro lado, se propone instalar un campamento militar temporal en la zona de Colchane y  crear una Unidad Especializada de la Policía de Investigaciones que replique el modelo de la Unidad de Inmigration and Customs Enforcement (ICE) de Estados Unidos.

También se pide exigir a los gobiernos de Bolivia, Perú y Argentina que refuercen sus fronteras y se hagan cargo de las caravanas de migrantes ilegales que provienen de sus territorios, utilizando todas las herramientas diplomáticas.

#PA.