Un odontólogo bahiense, el nexo con la banda que traficaba armas

Un odontólogo bahiense, el nexo con la banda que traficaba armas

El hombre acumulaba las armas y municiones en un búnker detrás de su consultorio. Según el secretario de Seguridad de la Nación, Eugenio Burzaco, el dentista era el nexo con el líder de la banda atrapada en Martínez.

#PA

Uno de los detenidos por el arsenal de guerra secuestrado tras los múltiples allanamientos realizados en distintas provincias, es un odontólogo bahiense que tenía un búnker detrás de su consultorio en el que acumulaba las armas.

Según publica la agencia Télam, fuentes de la investigación identificaron al detenido como el odontólogo Hernán Castillo, a quien personal de Gendarmería Nacional le allanó el consultorio y la vivienda ubicados en el mismo predio de la calle Castelli al 300, de esa ciudad del sur bonaerense.

El secretario de Seguridad de la Nación, Eugenio Burzaco, aseguró que “había un búnker donde se recolectaron más de 45 armas, mecanismos para la formación de equipamientos de esas armas, rearmado de balas, municiones y cuchillos”.

“Toda una serie de armamentos hasta ahora sin ninguna radicación legal, inclusive algunas de estas armas son calibre 50, que están prohibidas en la Argentina”, afirmó.

Según Burzaco, el odontólogo detenido “era nexo y estaba en contacto permanente con el líder de la banda que atrapamos en Martínez”, donde fue hallado un arsenal en una vivienda con puerta blindada de la calle Pringles 2500.

Burzaco, en tanto, descartó que el odontólogo pudiera haber tenido esas armas para uso recreativo o de colección, al asegurar que “hay armas que son de uso exclusivamente militar, que están prohibidas, e inclusive hay armas calibre 50. Ninguna tiene la documentación correspondiente”.

“Se encontró documentación apócrifa de ANMAC (Agencia Nacional de Materiales Controlados, ex Renar) y no era un lugar ni registrado ni oficial”, dijo al comentar que en Bahía Blanca se secuestraron computadoras y discos rígidos como en Buenos Aires.

Burzaco formuló estos conceptos en la sede de la región V de Gendarmería de Bahía Blanca donde supervisó y observó a las más de 40 armas secuestradas, municiones y miras telescópicas, entre otros elementos, que se secuestraron en poder de Castillo.

“Hay personas (involucradas en la banda) en distintos lugares y cada parte tenía algún rol activo en esta organización”, dijo al poner como ejemplo que en General Roca, Río Negro, “se detectó un armero que hacía silenciadores también prohibidos”.

“Evidentemente esta organización nutría una gran cantidad de elementos diferenciados a bandas criminales que tienen enorme cantidad de armas y generan mucha violencia”, puntualizó.

Por su parte, el intendente de Bahía Blanca, Héctor Gay, se manifestó sorprendido por el hallazgo de las armas de fuego y recordó que es un episodio similar al de Bovinas Blancas, donde se incautó una enorme cantidad de droga. “Aquí había armas de grueso calibre ilegales, cuchillos de hasta la segunda guerra mundial y piezas muy particulares de gente que conocía el oficio”, puntualizó.

Redacción PA. Agencia Télam.