Los gobernadores tienen la pelota

Los gobernadores tienen la pelota

Por Cristian Franchi


Los líderes provinciales van puliendo los pedidos que le harán al próximo gobierno. Consideran que tienen a favor el sostén político que Alberto Fernández quiere para su gestión y pretenden reciprocidad.

Va tomando forma, con tiempo y con el consenso necesario quizás el 2020 tenga un nuevo acuerdo en materia fiscal para las provincias. También de a poco el obsoleto Pacto que el gobierno de Cambiemos le hizo firmar a los gobernadores va quedando en el olvido.

Esta vez fueron 18 ministros de Economía de la mayoría de las provincias los que asistieron, principalmente aquellos interesados en contar con beneficios impositivos y lograr salir de la angustiante situación que atraviesan. Los ausentes fueron Santa Cruz, Santa Fe (en pleno proceso de transición) y cuatro distritos hoy gestionados por el oficialismo nacional: CABA, Buenos Aires, Corrientes y Mendoza. En el caso de esta última, gobernada por el radical Alfredo Cornejo, ya se opuso a dejar en suspenso la reducción impositiva.

Si bien del encuentro no surgió un documento definitivo, los representantes de las provincias aguardan que la futura gestión cuente con éxito la refinanciación de la deuda, gastos que contemple el Estado Nacional o el acceso a financiamiento que tenga consecuencias directa sobre las cuentas provinciales. Incluso, los ministros comprenden que los Presupuestos que están confeccionando para el año próximo son tentativos, sujetos a modificaciones.

Algunas cajas provinciales están en rojo. A ellas se suma un combo que empeora un poco más la situación: menores recursos enviados por Nación (subsidios al transporte, Fondo de la Soja, entre otros), menor actividad y por ende menor recaudación, inflación o incluso medidas de Macri como la reducción de IVA o Ganancias o el dólar petrolero que congeló regalías, hacen que los distritos adviertan sobre el riesgo del descenso de alícuotas de Ingresos Brutos.

El esquema final está abierto a negociación, ya que el foco podrá virar a los recursos con que contarán las provincias durante la gestión de Alberto Fernández, o las propias renegociaciones de deudas con Nación.

***

Las opiniones en general respecto al futuro del Pacto Fiscal van en el mismo sentido, más allá de la situación particular de cada territorio. Cristian Ocampo, ministro de Hacienda de Chaco y titular de la Comisión Federal de Impuestos –lugar donde se desarrolló el encuentro de los funcionarios- sostuvo que “queremos expresas nuestra preocupación, compartirla, y trasladar a los gobernadores la necesidad de revisar aspectos del Pacto Fiscal, que se acordó con Nación en un contexto muy diferente al actual, con otras previsiones sobre la inflación, con otras expectativas de crecimiento”.

En el caso de Misiones, una de las más perjudicadas por las políticas de Cambiemos los temas que más preocupan son “la corrección del mecanismo de distribución y el cálculo del impuesto a los combustibles que financia el Fondo de Combustibles, Fonavi y obras de infraestructura que con el Consenso Fiscal 2017 se cambió perjudicando a las provincias” dijo una fuente a #PuenteAereo.

En ese mismo sentido, piensan en una compensación por el efecto de esta nueva metodología (para Misiones entre lo perdido en 2018 más lo que va del 2019 son 1.042 millones de pesos) y suspender algunos ítems del Consenso Fiscal 2017 y 2018 como la baja progresiva de impuestos a los ingresos brutos y sellos.

En Córdoba, el gobierno de Juan Schiaretti piensa en dos cuestiones a resolver a futuro: la caja de jubilaciones, en el que tiene pendiente con Anses cerrar el monto por el financiamiento del déficit del año 2018. La Nación envía cuotas mensuales, pero hay reclamos porque esos fondos llegan con retraso. Para 2019, el déficit proyectado que espera recibir Córdoba para su Caja de Jubilaciones es de $ 9.969 millones. En tanto, para 2020 presupuestó transferencias de la institución de Seguridad Social por $ 13.575 millones para un “rojo” general de $ 21.570 millones.

El otro punto es el de los Ingresos Brutos. Según cita el diario La Voz, desde el Centro Cívico no rechazan que una suspensión del Consenso Fiscal redundará en algo de alivio económico por una mayor recaudación al frenarse la baja, por ejemplo, en Ingresos Brutos, pero consideran que ese aspecto por sí solo no soluciona el problema fiscal general.

Cada provincia tiene su preocupación. Será cuestión de tiempo ir puliendo los detalles para lograr un nuevo acuerdo que traiga un poco de alivio para por fin volver a empezar.

La pelota es de los gobernadores y ahora deberán canalizar la forma de hacerle llegar a Alberto Fernández las advertencias de sus ministros. Las provincias tienen un punto a favor: la mayoría formó parte del respaldo político que lo llevó a la presidencia y los jefes provinciales esperan señales de reciprocidad. ♣♣♣

#PA.

DOMINGO 24 DE NOVIEMBRE.