Las provincias miran de reojo el Presupuesto

Las provincias miran de reojo el Presupuesto

Por Cristian Franchi


El Gobierno presentó el Presupuesto para el año que viene y los gobernadores no dejan escapar el mínimo detalle para mejorar sus números. El tratamiento sería después de las elecciones y su aprobación (o no) después del 10 de diciembre, con la nueva conformación legislativa.

La discusión por el proyecto de Ley de Presupuesto para el año siguiente siempre tiene a los gobernadores en la trinchera, esperando algún guiño de Nación que pueda aliviar los complicados números de las provincias que administran. Durante los cuatro años de la gestión de Cambiemos, las provincias cedieron para ser beneficiadas, algo que a la larga no sucedió.

En el inicio de esta semana, el ministro de Hacienda, Hernán Lacunza, presentó la herramienta principal que tiene un Presidente para gobernar: el Presupuesto. Sea Mauricio Macri o Alberto Fernández quien se encuentre al frente del Poder Ejecutivo a partir del 10 de diciembre, tendrá –en líneas generales– un crecimiento previsto de apenas del 1%, una inflación del 34% de enero a diciembre del año próximo y un dólar a $67,11 en promedio. 

¿Qué hay para las provincias? Las planillas de los recursos nacionales que llegarán el próximo año muestran un alza de más de 10 puntos respecto de la inflación estimada en el Presupuesto 2020.

A la hora del reparto, las provincias y la Ciudad de Buenos Aires recibirán $2.407.505 millones, lo que significa un crecimiento de 46,7%, trece puntos arriba de la inflación de 34% estimada para el año siguiente. En ese ranking, la provincia que más crece porcentualmente es La Rioja con 48,2% mientras que la que menos lo hace es San Luis con un crecimiento de 43%.

Lo que llamó la atención en el análisis minucioso del presupuesto y lo que es realmente alarmante, es que a la hora de observar la división de los recursos en la planilla para el 2020 desaparecen las columnas referidas al financiamiento educativo. Para el año vigente, Macri había destinado mediante la Ley de Financiamiento Educativo unos $200.000 y vía Fondo Educativo otros $200.000, números que para el año que viene ya no estarán.

Una parte importante en la elaboración del Presupuesto tiene que ver con los recursos destinados para obra pública e infraestructura. Entre las beneficiadas se destaca la diferencia que obtendrá Jujuy, que aumentará su monto de obras de $1.800 millones a $2.600 millones; Córdoba, que pasará de $3.800 millones a casi $5.800; y Salta, que para este año tenía previstas obras por $1.400 millones y en 2020 tendría $4.800 millones.

Pese al aumento de fondos para las provincias, el Gobierno quitó del proyecto partidas para el financiamiento educativo.

El caso de las provincias patagónicas es distinto. Los números van en curva descendente. Neuquén recibirá $2.153 millones, unos 400 millones menos de los que se habían previsto para este año. También Río Negro pasará de $4.727 millones para obras asignados este año a $4.578 millones.

El otro aspecto al que los gobernadores le prestan principal atención es el de la Coparticipación. Según lo expresado por Lacunza, para el 2020 el crecimiento previsto por Nación alcanza el 69%, pasando de $1.296.194 millones en el 2019 a $2.198.387 para el año entrante.

Los jefes provinciales y legisladores del NEA fueron los que más alzaron la voz a la hora de reclamar mayores recursos de coparticipación. Para el año que viene Chaco será la provincia de la región que más fondos recibirá, con un total de $110.523 millones, Corrientes $83.578 millones, Formosa $79.806 millones y Misiones con $74.915 millones.

Este es el último proyecto de presupuesto que presenta el gobierno de Mauricio Macri antes de terminar su mandato, el 10 de diciembre. Todo indica que el Congreso no lo debatirá antes de las elecciones del 27 de octubre y que su discusión quedará en manos de la nueva composición legislativa.

***

Congelamiento y compensación

El anuncio del congelamiento del precio del combustible ocasionó un revuelo en las provincias patagónicas. Si bien la medida era hasta el 12 de noviembre, el Gobierno en una de las tantas marcha atrás que dio, decidió aplicar un nuevo aumento en los surtidores apenas un mes después de poner en vigencia el congelamiento.

En esta oportunidad, el Gobierno entendió el reclamo de las provincias y destinó unos $1.500 millones para compensar las pérdidas por la medida. A su vez, puso como condición que desistan de las demandas en la justicia, aunque Río Negro, Neuquén, Santa Cruz y Chubut seguirán con sus juicios. Mendoza 

Para bajar la tensión, la secretaría de Energía ofreció una compensación de $116,10 por cada barril de petróleo entregado al mercado local durante septiembre de 2019. También ofreció una transferencia a las empresas productora de biocombustibles equivalente al 6% del precio de ese producto. “Es aplicable a la producción entregada al mercado local durante el mes de septiembre de 2019”, aclaró el Poder Ejecutivo en el Boletín Oficial.

Pero las provincias de Río Negro y Neuquén seguirán con sus planteos judiciales, lo mismo harán Santa Cruz y Chubut. En tanto que desde Mendoza, gobernada por el radical Alfredo Cornejo, afirmaron que están evaluando si avalarán la medida, aunque sin dejar de reservarse la posibilidad de accionar a futuro, en reclamo de una compensación, cuando haya “posibilidades reales” de hacerlo.

La compensación del Estado nacional no impidió que las provincias continúen con sus demandas en la Justicia.

La gobernadora de Santa Cruz, Alicia Kirchner fue una de las que alzó la voz tras ratificar el planteo elevado ante la Corte Suprema ante las pérdidas de regalías y de impuestos provinciales que genera el congelamiento al precio de los combustibles impuesto por Nación, “nuestra provincia no lo va a aceptar porque voy a defender los intereses de los santacruceños” dijo la cuñada de Cristina.

La cuestionada administración Arcioni, en la provincia de Chubut también salió con los tapones de punta tras el anuncio de compensación del Gobierno, “no es nada lo que ofrecen, es una gota en el mar: te ofrecen 40 millones sólo por septiembre y las pérdidas son a razón de 700 millones por mes” dijo el ministro de Hidrocarburos de esa provincia Martín Cerdá.

Los gobernadores de Neuquén y Río Negro, Omar Gutiérrez y Alberto Weretilneck, se sumaron al rechazo y consideraron que ese pedido es “inadmisible”. “Esto no es lo que se habló en su momento. No había condicionamientos”, se quejó Gutiérrez.

En las provincias petroleras sostienen que la compensación ofrecida por el gobierno nacional habría apuntado sólo a moderar la pérdida de ingresos por regalías, aunque sin tener en cuenta el impacto negativo en materia de impuestos como Ingreso Brutos por la merma en la actividad del sector. ♣♣♣