Otro esgrimista contra la corpo judicial

Otro esgrimista contra la corpo judicial

Por Cristian Franchi


“Las jubilaciones de los jueces seguirá siendo de privilegio”, afirmó el senador misionero durante el debate en el que se convirtió en ley la modificación del régimen jubilatorio para magistrados y diplomáticos.

Sin los votos de Juntos por el Cambio, el Senado pudo convirtir en ley la modificación del régimen de jubilaciones especiales para jueces y diplomáticos con 41 votos positivos y 21 negativos. Durante el tratamiento de la iniciativa, alrededor de 14 senadores tomaron la palabra en el recinto. Algunas de las expresiones más duras se escucharon por parte de los opositores Martín Lousteau, Silvia Giacoppo y Luís Naidenoff. En la vereda del Frente de Todos pusieron la pimienta la mendocina Anabel Fernández Sagasti y el misionero Maurice Closs.

Respecto al misionero, inició su alocución defendiendo el tratamiento en Diputados, que había sido cuestionado cuando Daniel Scioli, nombrado embajador en Brasil, se presentó para ejercer su cargo y dar quórum, despertando el enojo de la oposición.

“Scioli era diputado y tenía que cumplir con su obligación de estar en la banca. A nadie se lo designa por la Wikipedia. La Justicia dijo que Scioli era diputado”, resaltó el exgobernador misionero, afirmando que con estas actitudes demostraron un denominador común “que era golpear a la política”.

En cuanto al proyecto que se convirtió en Ley, el misionero explicó que “estos cambios no son revolucionarios sino los posibles para cortar el déficit de $11.000 millones. Para algunos es un maquillaje y los privilegios se mantienen y, renglón seguido, para los mismos, eso va a provocar un éxodo en la Justicia. Si es un maquillaje, ¿por qué se van a ir?”.

Por otra parte, el vicepresidente primero del Senado sostuvo que “no nos tenemos que acostumbrar a las anomalías. Que alguien, cuando cumple la edad que tiene prevista para la jubilación, lo haga, es lo normal”. En ese punto, Closs se refirió a los números y manifestó que por año se jubilan en promedio unos 25 jueces.  

“Hay gente que añora llegar a los 65 años en los hombres o 60 años en el caso de las mujeres para jubilarse. No es lo extraño jubilarse, lo extraño es no jubilarse. El camino es tratar de ir a lo normal, que es jubilarse” sentenció el senador.  

Dentro del mismo tema, Closs se preguntó: “¿cuál es el aporte de esta legislación? Es un aporte económico de cierre de caja fiscal. Lejos está de ser revolucionario porque las jubilaciones de los jueces continuarán siendo de privilegio”.

Antes de cerrar su intervención se refirió a un tema según el cual para el Senador merece un profundo debate. Allí apuntó hacia el temor que existe en la Argentina sobre control de la constitucionalidad, es por eso que propuso empezar a pensar en que a futuro exista un tribunal o un fuero que se encargue del control de constitucionalidad “para que podamos legislar con más certeza y más tranquilidad”. ♣♣♣

#PA.

Domingo 15 de marzo de 2020.