La ruta de la pobreza

La ruta de la pobreza

Por Cristian Franchi


Según los últimos datos oficiales en Argentina hay más de 10 millones de habitantes que no alcanzan a cubrir sus necesidades elementales. La pobreza recorre todos los caminos del país.

La tan prometida “Pobreza Cero” terminó siendo un repetido slogan de campaña. Los números no mienten y terminaron arrastrando a millones de argentinos a una situación de la que se hace muy difícil salir.

En Argentina la pobreza no conoce de fronteras, no tiene límites, no la detiene nadie. Avanza por las rutas de los cuatro puntos cardinales, como suele decirse, de Ushuaia a La Quiaca.

Los números son dolorosos y evidentes, según el Instituto Nacional de Estadísticas y Censos (Indec) más de 10 millones de argentinos están por debajo de la línea de pobreza, un 8% más comparado con el primer semestre del 2018.

La ruta primero nos lleva por los lugares donde la estadística es más dolorosa. San Luis, Tucumán, Salta y Formosa lideran la indeseada tabla, en tanto que Neuquén y Capital Federal fueron los lugares donde menos subió.
Como resulta esperable por la situación económica, los números no bajaron en ninguno de los 31 aglomerados donde el organismo oficial realizó la encuesta.

A la hora de hacer la división en términos regionales, la pobreza sigue siendo moneda corriente en las provincias del Noreste. En la actualidad afecta a más de 590 mil habitantes y representa el 42% del total poblacional de Corrientes, Misiones, Chaco y Formosa. Dentro de este grupo, la que saca diferencia es Resistencia con 192.818 personas por debajo de la línea de pobreza. Detrás de la capital chaqueña se encuentra Corrientes con 155.837, luego Posadas con 145.698 y cierra el grupo Formosa con 99.939.

Cerca de esa tasa alarmante se ubicó la región Noroeste, comprendida por las provincias de La Rioja, Catamarca, Tucumán, Santiago del Estero, Salta y Jujuy. Todas ellas poseen un 39,9% de la población que no puede acceder a la canasta básica. Solo el aglomerado Gran Tucumán – Tafí Viejo reúne a 360.687 habitantes que hoy no cubren sus necesidades, siendo la de mayor volumen, mientras que La Rioja posee 64.431 habitantes por debajo de la maldita línea.

En el Gran Buenos Aires -como a lo largo de la historia- la realidad marca dos caras opuestas a ambos lados de la General Paz. En la ciudad de Buenos Aires la cantidad de pobres llega a los 429.630, siendo uno de los distritos que menor incremento tuvo. En los partidos de la provincia que gobierna María Eugenia Vidal el crecimiento fue exponencial, alcanzando a 4.864.475 personas.

La ruta de la pobreza nos lleva a la región de Cuyo, donde los índices no escapan a la media nacional. Entre las tres provincias (Mendoza, San Juan y San Luis) la cantidad de pobres es superior a los 620 mil. Dentro de este grupo, la que se despega del resto es Mendoza, que reúne a 381.293 habitantes que no cubren sus necesidades, más que el doble que San Juan y cuatro veces más que San Luis.

De los más de 10 millones de pobres que hay en todo el país según las estadísticas oficiales, unos 2 millones se encuentran en las provincias y ciudades del centro argentino. La región Pampeana tiene en total 2.133.931 y los aglomerados urbanos que lideran la estadística son Córdoba con 568.470 y Rosario con 466.123.

La dura realidad también golpea a la Patagonia. En Río Gallegos, la pobreza alcanza a unas 27.051 personas. Esa cifra fue estimada en 22,7% contra el 18,4% del mismo período del año 2018, es decir, cuatro puntos por encima que un año atrás. Pero la capital de Santa Cruz no es la que tiene la tasa más alta de pobreza. En esta región las ciudades o conglomerados que lideran la estadística son Neuquén con 79.748 y Comodoro Rivadavia con 66.776.

No será la ruta 40 o la 3 pero atraviesa provincias, ciudades, pueblos y barrios. La ruta de la pobreza cada vez abarca y aprieta más, un flagelo de fácil promesa y fallida solución. ♣♣♣  

Fuente: https://www.indec.gob.ar/uploads/informesdeprensa/eph_pobreza_01_19422F5FC20A.pdf