Alberto busca seducir a los neutrales

Alberto busca seducir a los neutrales

Por Cristian Franchi


El presidente electo inició el “operativo seducción” en búsqueda de acercar a los gobernadores neutrales a la larga lista de aliados. Reunión con el neuquino Omar Gutiérrez y distancia con el cordobés Schiaretti.

Ni bien inició el camino hacia la Casa Rosada Alberto Fernández tuvo como uno de los objetivos principales sumar a los gobernadores como verdaderos aliados, capaces de dar batallas en sus propios territorios para vencer a Mauricio Macri.

El ex jefe de Gabinete se rodeó de los líderes provinciales y bajo la promesa de un futuro país federal logró lo que hace un año atrás parecía imposible: reunir a los mandatarios peronistas, aquellos más o menos afines al kirchnerismo y otros que respondían a sus propios frentes provinciales. 

Con el resultado de las PASO, el Frente de Todos apostaba en octubre a imponerse en todo el país, claro está había excepciones como la Ciudad de Buenos Aires y la esquiva Córdoba. 

Una vez electo presidente y concluido el calendario electoral, vale repasar cuales son los 16 gobernadores propios y aliados con los que contará Fernández para su futuro gobierno: Gustavo Melella (Tierra del Fuego), Alicia Kirchner (Santa Cruz), Mariano Arcioni (Chubut), Sergio Ziliotto (La Pampa), Gerardo Zamora (Santiago del Estero), Axel Kicillof (Buenos Aires), Gustavo Bordet (Entre Ríos), Oscar Herrera Ahuad (Misiones), Jorge Capitanich (Chaco), Ricardo Quintela (La Rioja), Raúl Jalil (Catamarca), Gildo Insfrán (Formosa), Sergio Uñac (San Juan), Omar Perotti (Santa Fe), Alberto Rodríguez Saá (San Luis) y Juan Manzur (Tucumán).

El resultado del 27 de octubre arrojó al país una franja amarilla que no estaba en los planes del electo presidente. Ese color, identificado a ultranza con Mauricio Macri recorrió desde Mendoza a Entre Ríos pasando por San Luis, Córdoba y Santa Fe. Aun así, el mapa de gobernadores solo tendrá como opositores a Gerardo Morales en Jujuy; a Rodolfo Suárez en Mendoza; a Horacio Rodríguez Larreta en la Ciudad de Buenos Aires, a Gustavo Valdés en Corrientes.

***

Si de neutrales hablamos, la máxima referencia es el cordobés Juan Schiaretti. Alejado de sus pares peronistas, el “Gringo” asegura que tiene la voluntad de trabajar junto a Fernández. Según publica el diario La Nación, en su círculo íntimo advierten que irá apenas sea convocado. “Como he dicho permanentemente, estamos a disposición del nuevo presidente para trabajar juntos, apoyándolo, así superamos la crisis” dijo hace poco el titular del Ejecutivo de la Docta.

“Gringo, ya nos vamos a ver, ya nos vamos a encontrar”, esa fue la respuesta del ganador de las elecciones a la llamada de felicitación del dirigente cordobés. Si bien el senador nacional cordobés Carlos Caserio estuvo muy cerca del presidente electo en la campaña, no será el contacto con el gobernador.

A la espera del llamado, el cordobés trabaja también por su cuenta. En una especie de intentar “realinear la tropa” inició gestiones para juntarse con el santafesino Omar Perotti y el entrerriano Gustavo Bordet con el fin de analizar la situación de la región del centro del país. Los dos aparecen como moderados y representan a jurisdicciones de mucho peso económico y político.

Respecto a las críticas de AF por su prescindencia en las elecciones, el Gringo le baja el tono y las atribuye a “escuchar consejos desacertados”. Advierte que no pesarán en el vínculo futuro y que su apuesta seguirá siendo -como lo fue con Mauricio Macri- a colaborar con la gobernabilidad.

En el recorrido del sur al norte del país, Fernández busca sumar más aliados. Es por eso que inició una ronda de encuentros en las que primero recibió al mandatario neuquino Omar Gutiérrez, un peronista que como algunos otros no responde al kirchnerismo ni a Cambiemos. Si bien el eje del encuentro en el barrio de San Telmo fue la situación del yacimiento Vaca Muerta, el propio gobernador expresó que con Fernández tendrán una relación de “diálogo y teléfono abierto”.  

Signos positivos. El gobernador de Neuquén Omar Gutiérrez se reunió con Alberto Fernández.

En la rica Patagonia también está la electa gobernadora de Río Negro, Arabela Carreras. Aunque más distante que el resto de los mandatarios sureños, la sucesora de Weretilneck apenas intercambió mensajes de felicitaciones con Fernández, pese a que en su equipo auguran una buena relación entre la provincia y la Nación. “Lo que viene es bueno” afirmó aunque advirtió que la foto con el electo presidente no se dará tan rápido como la de Gutiérrez.

El último en sumarse al club de los neutrales fue el salteño Gustavo Sáenz, un peronista no alineado al kirchnerismo y que dentro de su estructura partidaria cuenta con el apoyo del PRO, no así del radicalismo. Durante su campaña, el intendente capitalino se mantuvo alejado de la grieta, con mensajes de acercamiento tanto para Macri como para Fernández.  

El ex compañero de fórmula de Sergio Massa en el 2015 tendrá en el tigrense al nexo para acercarse a quien ejercerá el poder central desde el 10 de diciembre. Además, su vicegobernador Antonio Marocco es amigo íntimo de AF.

En una entrevista concedida horas después de lograr el amplio triunfo en su provincia, afirmó “Siempre tuve vínculo con Alberto Fernández. Recibí un mensaje de él para que trabajemos en conjunto y así será”, quien agradeció a un abanico de dirigentes de todos los espacios, aunque en particular a sus amigos Sergio Massa y Rogelio Frigerio.

No son muchos pero no por eso dejan de ser importantes, los “neutrales” pese a jugar sus cartas y buscar sus propios intereses también están incluidos en la frase más federal de los últimos tiempos: “Argentina será gobernada por un presidente y 24 gobernadores”. ♣♣♣

#PA

DOMINGO 17 DE NOVIEMBRE DE 2019.