Macri, al mejor estilo Poncio Pilato

Macri, al mejor estilo Poncio Pilato

Por Fiorella Del Piano


El sincericidio del expresidente en su reaparición pública generó polémica puertas para dentro de la ex coalición de gobierno, la UCR salió a responder. Las diferencias en la oposición son cada vez más profundas y para Macri, la culpa siempre es del otro.

Después del 10 de diciembre, día en que se realizó el traspaso de mando, el expresidente Mauricio Macri decidió hacer lo que mejor le sale: descansar. El hombre que más vacaciones se tomó durante sus cuatro años de mandato (un promedio de 40 días por año) dejó de lado la exposición y adoptó un plan de desconexión lejos de la escena política.

Los últimos días de 2019, el líder del PRO los dividió entre la quinta Los Abrojos y un viaje a Qatar (en medio del tratamiento de la Ley de Solidaridad y Reactivación productiva, que declaraba la emergencia económica y social) donde asistió a algunos partidos del mundial de clubes. Una vez entrado 2020 estuvo en la Patagonia Argentina.

En ese período no hubo entrevistas ni publicaciones en redes sociales. Un mensaje navideño y su carta titulada “El río del cambio” para recibir el año, fueron los últimos mensajes que había dejado en sus redes sociales. En este contexto, ante su ausencia, otros dirigentes de Juntos por el Cambio intentaron posicionarse como portavoces de la alianza opositora, entre ellas la exministra de Seguridad, Patricia Bullrich, una colaboradora fiel del exmandatario que fue respaldada para que ocupe la presidencia del PRO y que ahora tiene la idea de competir por la jefatura del gobierno porteño.

Pero el silencio mediático terminó el sábado pasado con una reaparición pública explosiva. En Villa La Angostura, el ex jefe de Estado se reunió junto a un grupo de referentes y militantes del PRO. Allí hizo un balance sobre la última etapa de su gobierno, el endeudamiento, su paso por la presidencia, las internas dentro de la ex coalición de gobierno y arremetió contra su equipo económico al revelar que él mismo planteaba recaudos sobre el nivel de endeudamiento.

“Yo siempre les decía a todos, cuidado, que yo conozco los mercados, que un día no te dan más plata y nos vamos a la mierda”, expresó el expresidente, y lamentó que sus funcionarios y allegados le pidieran que se quedara “tranquilo” ante el incierto frente financiero.

No es la primera vez que Macri culpa a los demás del fracaso de su gestión y se deslinda de cualquier tipo de responsabilidades, con un discurso que mezcla una especie de mea culpa o autoayuda y un grado de cinismo imposible de tragar; él, que durante toda su gestión se jactó de “trabajar en equipo”, ahora dice que la culpa de la crisis de deuda que atraviesa el país es responsabilidad de quienes conformaron su equipo económico. ¿Podíamos esperar otra cosa de él, que por más de dos años de gestión habló de la pesada herencia y culpó a los otros del “desastre”? El “fueron ellos” siempre fue su escudo de protección y, en este caso, no sorprende tanto que continúe diciendo que la culpa es de los otros.

Lo que sí sorprende ─y reabrió la interna dentro de la coalición─ es que haya dicho: “No sobreviví ni al radicalismo”, al hacer referencia a un proyecto para modificar los montos de la Asignación Familiar para beneficiarios de la región patagónica. Y como era de esperarse, la respuesta por parte de los correligionarios no tardó en llegar.

Mario Negri, el diputado cordobés y presidente del bloque de Juntos por el Cambio, fue uno de los que salió al cruce al señalar que: “lo que dijo Macri es inapropiado, no me gustó y no me parece la mejor forma de volver”.

Alfredo Cornejo, presidente del Comité Nacional de la Unión Cívica Radical, continuó en esa línea y aseguró que lo mejor para Macri es que “continúe callado y sea prudente” como la había hecho hasta la aparición del video del sábado pasado. 

En tanto, el vicepresidente de la UCR, Federico “Freddy” Storani, manifestó sus críticas: “Me parece muy desafortunada que prácticamente su primera aparición, muy poco tiempo después de haber dejado el poder, sea para repartir responsabilidades a diestra y siniestra, como si no hubiese tenido nada que ver con la gestión”.

Freddy, ─ junto a Ricardo Alfonsín─ es uno de los dirigentes radicales más críticos del gobierno de Macri y del rol de la UCR dentro de Cambiemos. “Fue una gestión extremadamente mala, sobre todo si miras los índices elementales como la inflación o la pobreza”, planteó antes de agregar que el exmandatario “no hizo autocrítica, no hizo balance, está muy lejos de revestir el carácter de una persona de estadista o liderazgo”.

Inclusive, su ex compañero de fórmula (con el que antes de cerrar el acuerdo para buscar la reelección había tenido varios cruces) le aconsejó “mantener un silencio prudente por un tiempo”. Sin embargo, hay quienes indican que detrás de las declaraciones de Miguel Ángel Pichetto habría un intento de acercarse y seducir a los radicales para quedarse con la titularidad de la AGN.

Indudablemente, la interna de Juntos está más vigente que nunca. Y como si todo esto fuera poco, el miércoles, el expresidente fue nombrado como presidente de la fundación FIFA. Con todo esto, el único interrogante que surge es ¿cuál será el futuro de Juntos por el Cambio? Sólo el tiempo será el encargado de decirlo, por el momento todo indica que las diferencias dentro de la oposición son cada vez más profundas. ♣♣♣

#PA.

Sábado 1 de febrero de 2020.