Llegó la hora de reformar la Justicia

Llegó la hora de reformar la Justicia


Desde las 16 hs de este miércoles, el presidente Alberto Fernández presentó el proyecto de ley de Reforma de la Justicia, que impulsa la unificación y duplicación de los juzgados federales y la designación de un consejo de expertos para que asesore al Poder Ejecutivo sobre el funcionamiento del sistema. Durante su discurso aseguró que se propone “consolidar una justicia independiente”.

En la tarde de ayer se presentó en la Casa Rosada, el anunciado proyecto de Reforma de la Justicia. En la presentación, donde se desarrollaron los lineamientos generales del proyecto de ley, estuvieron presentes además del jefe de Estado, el jefe de Gabinete Santiago Cafiero, la ministra de Justicia Marcela Losardo, legisladores nacionales e invitados especiales como la vicepresidenta de la Corte Suprema de Justicia, Elena Highton de Nolasco y rectores de universidades nacionales. También hubo invitados que participaron de manera remota.

La reforma, -que, podría ser enviada esta semana por el Ejecutivo al Congreso para su análisis- hace énfasis en el reordenamiento y en la ampliación de la justicia federal en todo el país, al tiempo que transfiere la competencia penal a la Ciudad de Buenos Aires.

Su principal objetivo implica mejorar el fuero federal: fusiona los doce juzgados criminales con los once de penal económico y duplica su número para dinamizar esta área judicial que se ocupa de los delitos complejos como narcotráfico, trata y corrupción, entre otros.

También designará un consejo de notables -Consejo Consultivo de juristas- para que asesore al Poder Ejecutivo sobre el funcionamiento del sistema, y fija una serie de “reglas de actuación” para los magistrados federales.

Sobre el diseño de la propuesta estuvieron trabajando el propio Fernández junto a la ministra Losardo; el secretario de Asuntos Estratégicos, Gustavo Béliz; y la secretaria Legal y Técnica, Vilma Ibarra.

***

En su discurso, el presidente Alberto Fernández realizó un recorrido histórico de la situación del sistema judicial, incluyendo particularmente las distintas modificaciones surgidas en los últimos 30 años. En el discurso, el presidente repasó las intromisiones de la política en la Justicia a lo largo de la historia argentina, para destacar finalmente que “es hora de tener una justicia proba que haga respetar el estado de derecho” y que funcione en forma independiente de los poderes “político y fácticos”.  

El Jefe de Estado destacó la necesidad de una reforma judicial para que “nunca más” exista “una política que judicializa los disensos”, y aseguró que sin un sistema de justicia “independiente del poder político, no hay república y democracia”. Asimismo, expresó que el proyecto propone, entre otras cuestiones, un “fortalecimiento de la justicia federal” con la creación de juzgados en las provincias y una “especialización por materia”.

También advirtió, en relación a los alcances de la propuesta, que será “causa grave de mal desempeño” de sus funciones, más allá de las sanciones administrativas o penales que reciban, que los magistrados no cumplan con las reglas que dispone el proyecto de Reforma Judicial, entre las que se cuentan que todas las personas reciban trato igualitario y que eviten valerse del cargo para defender intereses privados.

***

Cruces de la oposición por el proyecto

Diputados de la Unión Cívica Radical se expresaron ayer mismo en contra del proyecto de Reforma Judicial y señalaron que la iniciativa busca “reeditar la Corte Suprema de los 90”, al referirse al tribunal que se diseñó durante la gestión del ex presidente Carlos Menem.

El vicepresidente de la comisión de Asuntos Constitucionales, Gustavo Menna, afirmó que “no tiene sentido convocar a una comisión para analizar algo probadamente degradante para las instituciones de la República”.

Por su parte, el diputado mendocino Luis Petri sostuvo que “la Comisión asesora busca darle un barniz académico a una decisión ya tomada para hacerse del control de la Corte y garantizarse el resultado de las causas de corrupción”. “Apuesto a que sus integrantes mayoritariamente coinciden en qué hay que ampliarla”, continuó.

El diputado Alvaro de Lamadrid directamente remarcó que “la reforma de la Justicia es la destrucción de la Justicia”.

***

Pero también hubo respuestas a la oposición y sus críticas. El abogado Andrés Gil Domínguez, miembro de la comisión de notables que asesorará al Presidente sobre reformas en el sistema judicial, aseguró en declaraciones el día de ayer  que la postura de la oposición de no querer debatir el tema “profundiza la grieta”.

“Es una deuda de la democracia resolver la cuestión de los tribunales de Comodoro Py y la relación de los jueces de Comodoro Py con los servicios de inteligencia”, aseguró Gil Domínguez”. También aclaró que “hay que distinguir entre la reforma judicial que el Presidente elevará ahora al Congreso, en la que la comisión no tuvo injerencia, y la labor que hará en adelante la comisión”.

Asimismo se refirió a los cuestionamientos a Carlos Beraldi, abogado de Cristina Fernández de Kirchner, y uno de los miembros que formará parte de la comisión de notables. “Beraldi es uno de once y también fue designada Inés Weinberg de Roca, que podemos decir que ha tenido cierta afinidad con Juntos por el Cambio”, indicó Gil Domínguez.

Gil Domínguez, además de abogado, es doctor y post doctor en Derecho, Subsecretario de Asuntos Jurídicos de la Universidad de Buenos Aires y Consejero del Colegio Público de Abogados de la Ciudad de Buenos Aires.

Beraldi, por su parte –y además de ser el abogado de la vicepresidenta- es profesor de la Facultad de Derecho de la UBA, secretario letrado de la Cámara Nacional de Apelaciones en lo criminal y Correccional Federal de la Capital Federal. Fue consultor del Programa de Naciones Unidas para el Desarrollo e intervino en los históricos Juicios a las Juntas Militares por delitos de Lesa Humanidad.

#PA. Té­lam.

jueves 30 de julio de 2020