La UCR se dobla pero no se rompe, se fortalece

La UCR se dobla pero no se rompe, se fortalece

Por Tania Pipke


Después de años de camufladas disidencias con el PRO, el reelecto líder de la UCR, Alfredo Cornejo, anunció su continuidad en la alianza y que desafiará a Mauricio Macri el liderazgo opositor.

A comienzo de semana, la Unión Cívica Radical (UCR) tuvo su Plenario Constitutivo de delegados y presentó a las autoridades del Comité Nacional para el período de 2019-2021. Este acontecimiento será recordado como la primera vez que, en el reparto de los cargos partidarios, los correligionarios implementaron paridad de género.

La fumata blanca de los radicales llegó una vez alcanzado un acuerdo entre las diferentes líneas internas, que en rigor, demandó varios días de intensas negociaciones que se extendieron hasta minutos antes del inicio del cónclave.

Luego desde el edificio ubicado en la calle Alsina 1782, confirmaron la continuidad del ex gobernador de Mendoza, Alfredo Cornejo, como líder del partido y el acompañamiento en los próximos dos años de una mesa directiva integrada por Gerardo Morales, Alejandra Lorden, Ángel Rozas, Soledad Carrizo, Enrique “Coty” Nosiglia, entre otros.

Este histórico reparto de cargos, tuvo como condimento especial el debut de la carta orgánica modificada en la cumbre realizada en mayo pasado en Parque Norte, donde por unanimidad la UCR aprobó y celebró entre aplausos y abrazos de los presentes la implementación de la paridad de género para cargos electivos y partidarios.

Cornejo -uno de los más críticos de la gestión macrista-, comenzó su nuevo periodo al frente del Comité Nacional de la UCR con un claro mensaje a sus socios del PRO, donde si bien ratificó que mantendrán la coalición, prometió ubicar al radicalismo como “fuerza líder” de la alianza opositora Juntos por el Cambio, e incluso expresó su deseo de que, en 2023, lleven a un radical como candidato a presidente de la Nación.

“El radicalismo es el partido mejor vertebrado para liderar esta coalición en el futuro”, dijo, al tiempo que convocó a los radicales a trabajar para tener “un candidato o candidata radical a la presidencia de la República”, saliendo claramente al cruce de aquellos que reivindican para Mauricio Macri, la condición de “único líder” de la coalición opositora.

El malestar entre los que apoyan al PRO y los que quieren un partido con más autonomía y poder de decisión dentro de la alianza sobrevuela a la UCR desde 2015, cuando de la mano de Ernesto Sanz, el radicalismo se alió con Mauricio Macri.

Tras la derrota de 2019, muchas de esas voces críticas piden con mayor énfasis tener una voz más predominante que la del PRO. Quizás de más este decir que verdaderamente aquella colisión electoral conformada en la ciudad entrerriana de Gualeguaychú que llevó al expresidente Mauricio Macri a ganar las elecciones, nunca se convirtió definitivamente en coalición de gobierno. Aunque en algunas circunstancias particulares funcionó como coalición parlamentaria. Es decir que, durante la gestión anterior, sólo gobernó el PRO, por lo cual la UCR actualmente pretende fortalecerse para ampliar su rol.♣♣♣

#PA

Sábado 21 de diciembre de 2019