La interna de Cambiemos y el PJ se adueña de las PASO en Mendoza

La interna de Cambiemos y el PJ se adueña de las PASO en Mendoza

En Cambiemos, los candidatos del radicalismo y el PRO definirán quien competirá en las generales del 29 de septiembre. La otra interna será entre el kirchnerismo y el PJ tradicional. 

#PA

Casi un millón y medio de mendocinos están habilitados para votar este domingo en las Primarias, Abiertas, Simultáneas y Obligatorias (PASO) en la que se definirán los candidatos para suceder al radical Alfredo Cornejo en la gobernación.

El gobernador mendocino y presidente de la UCR, Alfredo Cornejo, no tiene reelección y no logró imponer a un candidato único que lo represente, por lo que el frente Cambia Mendoza, llevará dos listas que, en cierta manera, reflejan las tensiones que se ven a nivel nacional entre el radicalismo y el PRO.

La Unión Cívica Radical –y por ende Cornejo- respalda al actual intendente de la capital, Rodolfo Suárez, que se postula para la Gobernación acompañado por su par de Junín, Mario Abed, como vice, y se disputarán la candidatura con la fórmula que encabeza el presidente del PRO de Mendoza e intendente de Luján de Cuyo, Omar De Marchi, quien va acompañado en la boleta por la dirigente Susana Velázquez, se negó a bajar su precandidatura y avanzó directo a la competencia en las PASO con el alfil de Cornejo, lo que influyó en buena medida en las fricciones entre el gobernador radical y la Casa Rosada.

La otra interna de peso se da en el conglomerado peronista “Elegí Mendoza-Frente político y social”, donde la disputa es entre el kirchnerismo, encabezado por la senadora nacional Anabel Fernández Sagasti, y el PJ tradicional, que representa el intendente de Maipú, Alejandro Bermejo.

Fernández Sagasti, dirigente de La Cámpora que lleva como compañero de fórmula al diputado provincial Jorge Tanús, basó su campaña en el apoyo directo que recibió de la ex presidenta Cristina Kirchner e incluso instaló el eslogan “Cristina vuelve”.

Por su parte, Bermejo encabeza la fórmula que comparte con la concejal de San Rafael Cristina Da Dalt como precandidata a vicegobernadora y cuenta con el respaldo del “peronismo territorial” encarnado en los intendentes del PJ.

Hay 1.406.082 votantes habilitados en Mendoza, incluyendo a los menores de entre 16 y 18 años -que no están obligados- y, además de los candidatos a gobernador también elegirán postulantes a legisladores provinciales, intendentes y concejales. La excepción serán los departamentos de Lavalle, San Rafael, San Martín y Tunuyán, donde sólo se votará en las categorías de gobernador y legisladores, ya que el 28 de abril pasado se eligieron a los candidatos a intendentes y concejales.

***

Según una encuesta de la consultora Aragón y Asociados para el sitio MDZ, el intendente de Mendoza, Rodolfo Suárez lidera las intenciones de voto en la interna de Cambiemos con más del 35% de los votos. La diferencia con sus competidores en las PASO es enorme. Omar De Marchi tiene un 11,6% y Fernando Armagnague queda con un 1,8% que parece insignificante, pero que al Frente le sirve para despegarse aún más. Todo el frente Cambia Mendoza tiene 47,8% de intención de voto.

El segundo candidato con mejor intención de voto es Alejandro Bermejo, de Elegí (PJ), con un 17,7%. Pero en realidad el dato saliente del frente que encabeza el PJ es el empate técnico que indica la encuesta de Aragón. Es que Anabel Fernández Sagasti tiene un 17,4% de intención de voto. Allí está la puja más atractiva de las PASO del domingo.

Esa disputa tiene en juego la candidatura del principal frente opositor y también la conducción política del peronismo local. También tomó a ese partido en medio de la búsqueda de identidad. Cristina Fernández de Kirchner es hasta ahora la única referente que ha jugado en la elección local y volcó su preferencia por Anabel Fernández. Pero dentro de las dos listas que compiten hay una mixtura entre cristinistas y peronistas clásicos.

El punto de partida del PJ no es malo. El piso del 34% parece darles competitividad, aunque la diferencia con Cambia Mendoza superaría la del 2015, al menos en las PASO. El desafío para ellos será mantener ese piso tras las primarias, algo que no lograron en las elecciones de 2017 y que significó una profundización de la crisis interna.

Redacción PA.