El debate de cartón

El debate de cartón

Por Fiorella Del Piano


Los candidatos a presidente de las distintas fuerzas políticas llevaron a cabo el primer debate presidencial, y podría decirse que la rigidez del nuevo formato dejó a espectadores, políticos y analistas con ganas de más.

El pasado domingo, los argentinos y argentinas vivimos el primer debate presidencial 2019, entre los seis candidatos a presidente que buscarán pasar por el sillón de Rivadavia dentro de una semana y un día.

A diferencia del debate presidencial de 2015, en esta oportunidad, el formato fue diferente y con las nuevas reglas todo cambió. La primera experiencia con este nuevo estilo fue la de los Jefes de Gobierno de la Ciudad, que con sus exposiciones y nervios dejaron mucho que desear.

Después de eso pudimos tener una idea de cómo sería el tan esperado debate entre candidatos a presidente, Alberto Fernández (Frente de Todos), Mauricio Macri (Juntos por el Cambio), José Luis Espert (Despertar), Nicolás del Caño (Frente de Izquierda y los Trabajadores Unidad), Juan José Gómez Centurión (Frente Nos) y Roberto Lavagna (Consenso Federal), que al no correrse del libreto y respetar el timing televisivo nos ofrecieron un debate de cartón.

La cita fue en la Universidad Nacional del Litoral, en Santa Fe a las 21hs, pero desde las 19 varios platós televisivos –como si se tratara de una práctica ritualizada– hicieron la previa y posteriormente desglosaron qué nos dejó el debate, que no fue mucho.

Este año, tal como lo establece la Ley 27.337, el debate fue obligatorio y se dividió en dos tramos, uno fue el domingo 13 y el próximo será el domingo 20 de octubre. La Ley establece que los debates previos a la elección deben ser dos y en el caso de que la elección derive en la necesidad de un ballotage para definir al presidente, se realizará un tercer debate el 17 de noviembre.

El primer debate estuvo dividido en tres bloques donde los candidatos tuvieron 45” para hacer su presentación por única vez, 2’ para desarrollar sus propuestas, 30” para ampliar conceptos, preguntar o interpelar lo que hayan dicho otros candidatos y 30” de cierre.  

Los ejes temáticos fueron cuatro: relaciones internacionales; economía y finanzas, derechos humanos, diversidad y género; educación y salud. Mientras que en el debate de este domingo, que se llevará a cabo en la Facultad de Derecho de la Universidad de Buenos Aires, habrá nuevos ejes y ordenes de exposición.

En una nota anterior, nos preguntábamos si realmente los debates podrían abrir canales de diálogo o si, de algún modo, los candidatos asistían para cumplir con la Ley que establece la obligatoriedad, y aunque existe una posibilidad de que esto sea cierto, aún no vamos a dar por sentado nada.

***

Sin ideas, con chicanas

En el debate no hubo intercambios, estaba prohibido que los moderadores hagan preguntas, cuando un candidato hablaba la imagen de éste se encontraba en primer plano y no se podían ver las reacciones de los demás con las declaraciones que hacía quien estaba hablando en ese momento. Todo esto lo hizo algo rígido y acartonado… vimos a seis buenos muchachos intentando no perder los modales, no salirse del eje y respetar a raja tabla lo que estaba pautado.

En las presentaciones el primero en romper el hielo fue el presidente Mauricio Macri quien se mantuvo en la misma línea con lo que viene expresando en sus giras por el país con la marcha #SíSePuede.

“Hemos resuelto problemas que arrastrábamos hace décadas, pero también sabemos que existen problemas igual de importantes que aún no resolvimos. Sigamos trabajando juntos, logremos juntos estos cambios que faltan”, fueron algunas de las palabras del presidente.

Seguidamente, habló el candidato del Frente de Todos, que fue el encargado de dar el primer golpe duro. Fernández, inició su exposición arremetiendo contra Macri a quien calificó de mentiroso.

“Hace cuatro años hubo otro debate, en ese debate alguien mintió mucho y otro dijo la verdad. El que mintió, es el presidente, que hoy quiere volver a ser Presidente. El que dijo la verdad hoy está aquí sentado en la primera fila de este salón”, expresó el exjefe de Gabinete con completa seriedad mientras señalaba a Daniel Scioli, a quien invitó especialmente para reforzar su discurso.

La exposición siguió con el orden establecido y continuaron con sus presentaciones Nicolás del Caño, Juan José Gómez Centurión, José Luis Espert y Roberto Lavagna.

Nicolás Del Caño, habló de la hiperinflación, la desocupación, la deuda ilegítima, ilegal impagable y de los salarios y jubilaciones.

Gómez Centurión, no logró cerrar su idea, hizo referencia a su historia personal y planteó la idea de que los candidatos que piensan igual compitan en una PASO para ir todos juntos en una misma boleta.

José Luis Espert, habló de las trabas y complicaciones que tuvo para continuar con su postulación. Se definió como un ciudadano común y pidió defender la idea de la libertad y del sentido común.

Por último, Roberto Lavagna habló de la crisis económica y social, planteó la idea de repartir los costos de la misma e intentó posicionar a Alternativa Federal como tercera opción ante la polarización que existe entre los candidatos del Frente de Todos y Juntos Por el Cambio.

El primer eje temático fueron las relaciones internacionales, en ese bloque los candidatos hablaron del Mercosur, de las Islas Malvinas, y sobre todo de Venezuela. Lo más picante de ese bloque, fue cuando Del Caño dijo que “Mauricio Macri es un lame botas de Trump”.

El debate siguió su curso sin ofrecer nada nuevo, sin nada que irrumpa con el orden, siguiendo el guion al pie de la letra, tal como estaba establecido.

Posteriormente se desarrollaron los bloques de economía y finanzas, derechos humanos, diversidad y género; educación y salud.

En Economía lo más trascendente fue cuando Fernández volvió a cruzar a Macri al manifestar: “de los 39.000 millones dólares que nos dio el Fondo, se fugaron 30.000 dólares se lo llevaron sus amigos, presidente. Y algún día se lo va a tener que explicar a la Argentina dónde se fueron esos dólares”.

En Derechos Humanos causó indignación la postura de Espert quien consideró que hay que terminar “con el curro de los derechos humanos”.

En Diversidad y Género, Fernández ratificó la idea de crear un Ministerio de la Mujer. Del Caño fue el único que se manifestó públicamente a favor del Aborto Legal Seguro y Gratuito y Gómez Centurión volvió a manifestar su rechazo al proyecto de Ley de IVE.

En Educación y Salud, Espert propuso “declarar la educación servicio público, básico y esencial para limitar el derecho de huelga”, pero eso no fue todo también propuso “arancelar la universidad pública”. El presidente propuso enseñar “inglés en los jardines de infantes, a distancia, por Internet”. En tanto, Fernández reforzó la idea de que “a Macri no le interesa ni la salud, ni la educación pública”.

Si nos preguntamos que quedó del debate, podría decirse que fue la imagen de los seis candidatos ante los atriles, un Lavagna pacífico, un Espert y un Gómez Centurión cuanto menos polémicos, un Del Caño previsible, un Macri tenso y un Fernández eufórico, pero conciso y seguro.

En tanto, si tuviéramos que dar una respuesta al interrogante de si hubo ganadores o perdedores, por seguridad y solidez, el ganador fue Fernández, quién marcó sus diferencias con la actual administración y dio señales hacia dentro del bloque de quién es el que “comandará la batuta” en caso de llegar a ser presidente.

Las promesas fueron la gran ausencia de la noche, pero también lo fueron la falta de ideas y la espontaneidad de los candidatos.

Más allá de las repercusiones en las redes sociales, el efecto del debate fue casi nulo. De hecho, según las encuestas publicadas en los últimos días, la aguja no se movió para ningún lado, ni siquiera para los indecisos.

***

El debate en las redes

En los últimos tiempos, las redes sociales han ganado un terreno importante en la vida de las personas y en la campaña electoral también lo han hecho. Memes, videos y criticas invadieron el timeline de Instagram, Facebook y Twitter de la gran mayoría. Es que a medida que transcurría el debate presidencial, los creadores de contenido en internet no perdieron la oportunidad e hicieron sus aportes.

Entre lo más destacado se encuentran los memes que se hicieron con la foto del presidente con gesto rígido y Fernández sonriendo en un segundo plano. Los segundos de silencio de Del Caño, la lentitud y posturas retrógradas de Gómez Centurión; entre otras. Antes, durante y después del debate los memes fueron los protagonistas.

Según Havas Argentina –que monitoreó el debate presidencial– el hashtag oficial #DebateaAr2019 fue utilizado en más de 700 mil tweets y tuvo dos momentos de picos máximos.

El primero llegó a las 21.55 horas entre menciones y retweets cuando Fernández acusó que “los dólares se lo llevaron sus amigos, presidente. Y algún día se lo va a tener que explicar a la Argentina” y la respuesta de Macri: “dos de cada tres pesos que tomamos fue para pagar deuda del gobierno anterior”.

El segundo a las 22.49 horas en el minuto cuando se debatían las propuestas de Educación y Salud, con un momento dedicado al PAMI y los jubilados. En ese momento, el presidente manifestó que la entidad es una empresa pública. Lo más viral en Twitter:

https://twitter.com/aliseleme/status/1183538250654371840

***

No todo es redes sociales, pero no hay dudas que todo impacta en las redes sociales, donde el debate continuó y continuará con el material que deje el debate de mañana. Acá dejamos algunas de las frases del debate a las que más se hizo alusión en la semana:

Alberto Fernández

“Los dólares se lo llevaron sus amigos, presidente. Y algún día se lo va a tener que explicar a la Argentina”.

“Los abuelos hoy no tienen celulares, no pueden pagarlo”.

Mauricio Macri

“Volvió el dedito acusador. El Kirchnerismo no cambió. Por más que se oculte y trate de mostrarnos algo distinto, es lo mismo”.

“Me imagino que Kicillof va a poner una ‘narcocapacitación’ en las escuelas”.

Nicolás Del Caño

“Macri es un lamebotas de Estados Unidos y Donald Trump”.

“Quiero dejar transcurrir estos segundos en silencio por los fallecidos en las manifestaciones de Ecuador”.

Jose Luis Espert

“Los derechos humanos en la Argentina se han manejado como un verdadero curro”.

“Nuestra propuesta será arancelar la universidad pública”.

Gomez Centurión

“En el curro de los Derechos Humanos, vamos a terminar con una vergüenza sistemática e indemnizaremos a las víctimas del terrorismo”.

“Se reparte misoprostol como si fueran caramelos”.

Roberto Lavagna

A diferencia de todos los anteriores fue criticado por su manera de expresar ideas y no confrontar. En este sentido, podríamos decir que el gran perdedor del debate fue el exministro de Economía de quién se esperaba mucho más.

***

Lo que se viene

La Cámara Nacional Electoral definió que el segundo debate presidencial se realizará mañana 20 de octubre, también en el horario de las 21 en la Facultad de Derecho de la UBA. En esta oportunidad, los periodistas encargados de la conducción serán Marcelo Bonelli, María O’Donell, Mónica Gutiérrez y Claudio Rígoli.

El mismo será transmitido en directo por todos los medios pertenecientes a R.T.A. y cuyas señales serán puestas a disposición de todos los medios públicos y privados del país que deseen transmitirlo de manera simultánea y gratuita.

Los ejes temáticos que abarcarán los candidatos son: Seguridad; Empleo y Producción; Federalismo y Calidad Institucional; y Desarrollo Social. Tras un sorteo la CNE definió también que quién hablará en primer lugar será Macri, pero el primer tema será respondido por el postulante del Frente de Izquierda-Unidad: la ronda de exposiciones seguirá con Lavagna, Espert, Fernández y Gómez Centurión.

La ubicación de los candidatos en el escenario también será distinta.  Esta vez, la disposición de los atriles será la siguiente: Macri, Fernández, Del Caño, Lavagna, Gómez Centurión y Espert.

Los tiempos de exposición y réplica serán los mismos que en el primer debate: dos minutos iniciales para exponer, y luego dos intervenciones más de 30 segundos cada una. Eso para cada tópico.

A la vez, tal como ocurrió el domingo pasado en Santa Fe, los candidatos no podrán tener con ellos sus celulares, ni ningún tipo de anotación, sino solamente papel en blanco y una lapicera. ♣♣♣