Deuda: el eterno debate

Deuda: el eterno debate


El 29 de enero, el proyecto sobre deuda pública será tratado en diputados. El gobierno busca generar un amplio apoyo previo al inicio formal de la negociación con los acreedores. Oficialistas y opositores manifestaron sus posturas.

El martes 21 de enero el gobierno nacional envió el proyecto de Restauración de la Sostenibilidad de la Deuda Pública Externa para que sea tratado el próximo miércoles 29 en la Cámara de diputados; si es aprobado pasará al Senado, donde se espera que se debata la semana siguiente. Un día antes, funcionarios del ministerio de Economía irán al recinto a responder preguntas sobre el proyecto ante el plenario de las comisiones de Presupuesto y Hacienda, y Finanzas. Diputados de Juntos por el Cambio habían solicitado la asistencia del ministro Guzmán, quien no estará presente ya que estará fuera del país.

La intención oficial es obtener un fuerte respaldo político antes que el ministro de Economía comience la negociación con los acreedores para reprogramar los vencimientos que debe afrontar el país durante este año que alcanzan la suma de ─aproximadamente─ 64 mil millones de dólares.

El proyecto de ley otorga facultades al Poder Ejecutivo para “efectuar las operaciones de administración de pasivos y/o canjes y/o reestructuraciones de los servicios de vencimiento de intereses y amortizaciones de capital de los Títulos Públicos de la República Argentina emitidos bajo ley extranjera”.

Diputados oficialistas y opositores adelantaron sus posturas acerca del proyecto en cuestión. Desde el Frente de Todos, Fernanda Vallejos –futura presidenta de la comisión de Finanzas de la Cámara de Diputados– acentuó la importancia de sancionar la ley, de manera de “liberar al Estado para que pueda ocuparse de lo más importante: las necesidades del pueblo”. En ese sentido, subrayó que “en la Argentina hay una deuda, no sólo externa, sino también interna, social y con los argentinos”.

El también oficialista Darío Martínez –presidente de la comisión de Presupuesto y Hacienda– exhibió su optimismo sobre lograr quórum y la posterior aprobación del proyecto en la Cámara Baja: “creo que vamos a tener los votos necesarios, más que suficientes”, especificó y agregó, “creemos que el martes vamos a tener dictamen y el miércoles media sanción para mandarla al Senado”. Además, analizó que “la situación actual ha tornado imposible de pagar la deuda con estos intereses y vencimientos”.

“La deuda ha estado más propensa a que algunos fuguen dinero y a la especulación financiera”, continuó el legislador, que dijo no tener “dudas de que hay que hacer una investigación sobre la deuda, sobre todo para ver las responsabilidades, aunque igual hay que pagarla”. Por último, se refirió a la actuación del Fondo Monetario Internacional en los préstamos otorgados durante el gobierno anterior: “Nosotros tenemos que decidir cómo queremos cumplir con nuestros compromisos y no que venga el FMI a decirnos cómo hacerlo”. En su opinión, dicho organismo tiene algún grado de responsabilidad y debe quedar claro que “el FMI no quiere salvar un país con la gente adentro”.

Por su parte, el bloque opositor de Juntos por el Cambio se reunirá el martes 28, previo a la exposición de miembros del equipo económico en las comisiones parlamentarias, para definir y unificar su postura. Fuentes parlamentarias expresaron que no existe intención de rechazar el proyecto aunque juzgan a la iniciativa “innecesaria, porque el gobierno tiene todas las herramientas para encarar una negociación”. El sanluiseño Alejandro Cacace, diputado de la UCR, consideró que el proyecto constituye “una declaración de principios y políticas sobre la deuda pero sobre montos, plazos e intereses nada dice”, señaló que lo enviado por el ejecutivo al congreso “lo que hace es autorizar la gestión, cuando es en verdad parte de las facultades del Congreso tanto contraer empréstitos como arreglar el pago de la deuda”. Finalmente, sugirió que “correspondería que se haga una propuesta de acuerdo en lugar de hacer una nueva delegación de facultades del Ejecutivo”.

Otra voz opositora que se expresó fue la del Frente de Izquierda y los Trabajadores –FIT–, a través de la diputada Romina del Plá. En diálogo con la agencia nacional de noticias, la legisladora advirtió que el gobierno nacional “pretende obtener un cheque en blanco para negociar cualquier aspecto de la deuda, sin ningún tipo de control”. Evaluó que el proyecto oficialista intenta “colocar el dominio del presupuesto en mano de los bonistas y de los bancos porque son los que terminan”.

#PA. Télam y NA.

Sábado 25 de enero de 2020.