Liga de gobernadores, una nueva modalidad de gestión

Liga de gobernadores, una nueva modalidad de gestión

Por Cristian Franchi


La recién creada de la liga del Sur dejó dos bloques de gobernadores bien marcados. Mientras tanto, los del centro, empujados por San Juan esperan un guiño de Buenos Aires para avanzar en la conformación del tercer grupo. Aval de la Casa Rosada, que prefiere los interlocutores antes que hablar con los 24.

La intención no es nueva y deriva de una crisis que los motivó a trabajar en conjunto. Allá por el 2018, en plena gestión macrista los gobernadores decidieron tomar la punta de lanza y formar alianzas más allá de sus colores políticos. Los reclamos por el frustrado consenso fiscal –que generó más pérdidas que ganancias- los unió para pelear cada uno por sus intereses.

Ya en la gestión albertista, las ligas de gobernadores fueron una realidad. Quizás el antecedente sea la campaña presidencial, donde quien hoy manda en la Rosada los juntó para unir fuerzas. En ese momento eran los peronistas, pero también se fueron sumando algunos independientes.

Con Alberto en el poder, el puntapié inicial lo dieron los gobernadores del norte, impulsada por el chaqueño Jorge Capitanich, y en los últimos días se puso en marcha la de los patagónicos, convocada por el neuquino Omar Gutiérrez.

En ambos casos los líderes provinciales plantearon una serie de temas en común para empezar trabajar y para reclamarle a Nación que los incluya en su agenda, con lo económico como prioridad.

Lo político no es recurrente. En la cumbre de Chilecito (La Rioja), los jefes del norte plantearon en un careo con el Presidente la suspensión de las PASO, la cual derivó en el proyecto enviado por el Ejecutivo y que aún no tuvo el recorrido que los gobernadores esperaban. Allí también plantearon la necesidad de mejoras en precio de los combustibles, en las tarifas de energía y gas y en los subsidios al transporte.

En cuanto a los patagónicos pusieron como primer tema a abordar internamente en la reunión del próximo mes el de la conectividad, pero hay un eje que le interesa a toda la región y en el que la Nación tiene un rol fundamental: generar las condiciones macro necesarias para la llegada de inversiones en el sector petrolero.

***

Unos si, otros ni

Mientras los gobernadores del sur y el norte se alían, en el centro del país miran de reojo hacia los extremos. Uno de los que arrojó la idea en las últimas semanas fue el sanjuanino Sergio Uñac, que intentaría hacer algo similar, pero no contaría con el apoyo de sus pares Juan Schiaretti (Córdoba), Omar Perotti (Santa Fe) y Gustavo Bordet (Entre Ríos).

Reconocen también que será aun más difícil sin el apoyo de Buenos Aires, un distrito poco amigable de las alianzas. Es claro que el vínculo de Axel Kicillof con la Rosada es directo por el gran aporte electoral que realiza. Incluso entienden que si hubiera el apoyo de sectores institucionales de esa provincia, de Mendoza y de San Juan se podría avanzar.

La Casa Rosada no es ajena a las ligas creadas y desde la concepción de las mismas las opiniones han sido positivas. Saben que habrá retribución, siempre y cuando haya interlocutores y los mandatarios no se muevan a espaldas del Presidente. Incluso el mismo ministro del Interior, Eduardo “Wado” de Pedro, es señalado como uno de los promotores de que los mandatarios se reúnan en grupo en un intento de contar con referentes políticos claros con quienes dialogar y evitar, en algunos temas, hacerlo con 24. ♣♣♣

#PA. N&P