Pobreza alarmante

Pobreza alarmante

¿Cuántas familias en el país tendrán ayuda del estado?

Alagunas estimaciones indican que una de cada dos familias recibirá el bono de 10.000 pesos (150 dólares) creado por el Gobierno para asistir a los sectores más afectados durante la cuarentena obligatoria que rige desde el 20 de marzo. El dato expone la dimensión del impacto social de la pandemia de coronavirus en una economía en recesión desde hace dos años. 

Los efectos del aislamiento social obligatorio y preventivo comienzan a sentirse no sólo a nivel sanitario, con un lento ritmo de crecimiento del número de contagios y muertes, sino también en los bolsillos de la gente, más que nada de los sectores de la economía informal y de los rubros paralizados por la cuarentena que no registraron ingresos. 

“Los que más necesitan comida van a tener la comida que necesitan y los que necesitan recursos van a tener los recursos que necesitan”, prometió el presidente, Alberto Fernández, al anunciar la semana pasada la extensión de la cuarentena hasta el 26 de abril, pese a las presiones desde distintos sectores por reanudar la actividad.

***

Ayuda especial por el coronavirus

Hasta el momento se aprobó el otorgamiento del denominado Ingreso Familiar de Emergencia (IFE) a 7.854.316 beneficiarios, según precisó el titular de la Administración Nacional de la Seguridad Social (Anses), Alejandro Vanoli.

Unos 12 millones de personas, de los 44 millones que habitan en el país, se inscribieron para recibir la ayuda estatal excepcional, que sólo puede percibir uno por grupo familiar, pero un tercio de los inscriptos no fue aprobado en primera instancia y ANSES abrirá una nueva fase de inscripción a partir del 22 de abril. 

“Que más de 7,8 millones de personas accedan a este beneficio implica un gran esfuerzo del Estado Nacional, son casi 80.000 millones de pesos (1.198 millones de dólares) que el Gobierno destina como política pública para paliar los efectos de esta crisis y hacer una política anti cíclica que compense la caída de la actividad económica que está sufriendo nuestro país por esta crisis mundial”, destacó Vanoli. 

De los 15 millones de hogares de la Argentina, según la actualización estimada del censo poblacional de 2010, poco más de la mitad percibirá la ayuda estatal, son trabajadores informales, trabajadores independientes de bajos ingresos, personal de casas particulares y beneficiarios de la Asignación Universal por Hijo (AUH), embarazadas y del plan Progresar. 

El bono se otorgará en principio por una única vez, pero no se descarta que se reitere si se mantiene el aislamiento social preventivo obligatorio que mantiene casi paralizado al país, en el que sólo funcionan hoy las actividades esenciales y la venta de alimentos y medicamentos.

***

Pobreza en alza

A fines de 2019, la pobreza alcanzaba al 35,5 % de la población, según las últimas estadísticas oficiales disponibles, y todo indica que se profundizará como consecuencia del agravamiento de la recesión que atraviesa Argentina desde abril de 2018. 

La delicada situación social prendió luces de alerta en el Gobierno, que aceleró la distribución de alimentos en los sectores más vulnerables, con escándalo político incluido por el pago de precios más caros que los de mercado en la compra de productos por parte del Ministerio de Desarrollo Social, y el despliegue de comedores de las Fuerzas Armadas para llevar un plato de comida a los barrios más pobres del populoso cordón urbano que rodea a la ciudad de Buenos Aires. 

Con la recaudación en bajada, las provincias también reclaman asistencia urgente del Gobierno nacional para atender la situación en sus distritos en medio de la pandemia. 

Argentina registró hasta este martes 2.443 casos confirmados de COVID-19, de los cuales 105 fallecieron. Se detectaron contagios en 21 de los 24 distritos del país, pero la mitad de los casos están concentrados en la capital y la provincia de Buenos aires. 

***

Se profundiza la recesión

La economía se contrajo el año pasado un 2,2 %, con una inflación del 53,8 %, y el Banco Mundial como el Fondo Monetario Internacional (FMI) alertaron en las últimas horas que la crisis del coronavirus agravará la crisis argentina y la actividad podría caer en 2020 un 5,2 % a un 5,7 %, respectivamente. 

El confinamiento obligatorio obligó a paralizar amplios sectores de la economía y el Gobierno lanzó una serie de créditos a tasas de interés de 24 % para asistir a las empresas, además de otras medidas para ayudar a pagar salarios y evitar despidos. 

Sin embargo, varias compañías decidieron recortar salarios, en algunos casos hasta un 50 %, mientras pequeñas y medianas empresas (pymes) se debaten por su supervivencia, en una situación de consecuencias imprevisibles en un país que tiene aún muy fresco el recuerdo de la profunda crisis social, económica y política de 2001. 

La venta al público de los comercios cayó en marzo casi un 50 %, según un informe de la Confederación Argentina de la Mediana Empresa (CAME), y sólo supermercados y pequeños locales de venta de alimentos se vieron en parte beneficiados por las medidas preventivas contra el COVID-19.

#PA.

Miércoles 15 de abril de 2020.