Sobre los ganadores de la pandemia y los evasores

 -  -  5

Por Adrián Machado


Entre el 18 de marzo y el 30 de abril, los billonarios de Estados Unidos incrementaron su riqueza en 406.000 millones de dólares. En contraste, 30 millones de trabajadores perdieron sus empleos.

En la nueva realidad que estamos transitando no se aplica la máxima de la perinola “todos ponen”, pero si otra que indica “toma todo”. Este es el caso de quienes tienen más de mil millones de dólares –milmillonarios– en los Estados Unidos. Dicho grupo aumentó su riqueza en un 13% en seis semanas, del 18 de marzo al 30 de abril.

Según consigna un informe del Institute for Policy Studies, tres multimillonarios estadounidenses –Jeff BezosBill Gates y Warren Buffet– poseen la misma riqueza que la mitad inferior de las familias de ese país combinadas. En lo que va de la administración Donald Trump los milmillonarios aumentaron sus ingresos más de 10%, informó Forbes, y en 23 días de coronacrisis lo han hecho en más del 9%. Mientras que el 78% de los hogares vive al día y el 20% no tiene ningún tipo de ahorro. Estos indicadores han tomado mayor relevancia con el aumento del desempleo producido por la irrupción del coronavirus: del orden del 15%.

Nadie se ha beneficiado tanto como Bezos, cuyo aumento de riqueza no tiene precedentes en la historia financiera contemporánea. Su fortuna ha aumentado más de $ 25 mil millones desde el 1 de enero y $ 12 mil millones desde el 21 de febrero, cuando comenzó la pandemia de COVID-19. El cierre de cientos de miles de pequeñas empresas está dando a Amazon la oportunidad de aumentar su cuota de mercado, fortalecer su lugar en la cadena de suministro y ganar más poder de precios sobre los consumidores. Claro que ni aun con las ganancias mencionadas ha sido capaz de proteger a sus empleados, trabajadores de diez depósitos diferentes de la empresa fueron afectados por el virus desde finales de marzo.

El fundador de Amazon está entre los 8 mega millonarios estadounidenses que han visto ganancias por más de mil millones de dólares desde el 1 de abril. Los restantes siete son: 

  • Elon Musk, cofundador de PayPal, Tesla y SpaceX con un incremento de $ 5.000 millones.
  • MacKenzie Bezos -exesposa de Jeff-, novelista y filántropa con $ 3.500 millones.
  • Eric Yuan, fundador y CEO de Zoom, con $ 2.580 millones.
  • Steve Ballmer, ex CEO de Microsoft y propietario de Los Ángeles Clippers de la NBA, con $ 2.200 millones.
  • John Albert Sobrato, magnate inmobiliario de Silicon Valley: hasta $ 2.000 millones.
  • Joshua Harris, cofundador de Apollo Global Management y propietario de múltiples equipos deportivos profesionales -New Jersey Devils de la NHL, Philadelphia 76ers de la NBA y el 18% del Crystal Palace de la Premier League-: $ 1.720 millones.
  • Rocco Commisso, fundador y CEO de Mediacom Communications y propietario de dos equipos profesionales de fútbol -New York Cosmos de la MLS y Fiorentina del Calcio-: $ 1.090 millones.

“Estos números demuestran que la riqueza multimillonaria tiende a recuperarse de los colapsos de los mercados”, señala el informe, que, como evidencia, añade: “Inmediatamente después de la crisis económica mundial de 2008, los entonces 400 milmillonarios norteamericanos de la lista Forbes vieron cómo su riqueza caía y pasaba de 1,57 billones en 2008 a 1,27 billones en 2009. Pero en los 30 meses siguientes a la caída de septiembre de 2008, la mayoría de estas fortunas se recuperaron y en 2012 la riqueza multimillonaria había alcanzado ya 1,7 billones de dólares. Entre 2010 y 2020, la riqueza de la clase milmillonaria de los Estados Unidos aumentó en un asombroso 80,6%, de 1,6 billones de dólares a 2,9 billones de dólares”.

***

El truco: no pagar impuestos

Entre 1980 y 2018, los impuestos pagados por los multimillonarios de Estados Unidos, medidos como porcentaje de su riqueza, disminuyeron un 79 por ciento. Al permitir que su carga tributaria caiga en picada, los responsables políticos han dejado que la riqueza de la nación se concentre obscenamente en la parte superior de la pirámide. Entre 2006 y 2018, casi el 7 por ciento del aumento real de la riqueza de los Estados Unidos se destinó a solo 400 multimillonarios. A medida que EEUU salga de la pandemia con billones de deuda adicional, los aumentos de impuestos sustanciales serán inevitables. Los súper ricos deben asumir su parte de estos aumentos, sugiere el documento.

El estudio del Institute for Policy Study alerta sobre la guerra que los multimillonarios le han declarado al pago de impuestos. Los miles de millones de dólares que evaden, añaden sus autores, “están deshilachando la red de seguridad social. Y para completar el insulto, los americanos de clase trabajadora pagan ahora mayor porcentaje de sus ingresos en impuestos que los multimillonarios”. Así lo ha hecho saber en alguna oportunidad Warren Buffet, por ejemplo, “mi secretaria paga más impuestos que yo”.

“Milmillonarios y multimillonarios están financiando toda una industria de defensa de su riqueza con profesionales como abogados especialistas en deducciones impositivas, contadores, administradores de patrimonio, que ayudan a ocultar sus megafortunas en paraísos fiscales en el extranjero y fideicomisos”, denuncia el informe.

Por este motivo, sus autores reclaman al gobierno de Trump varias medidas para combatir esta situación, entre ellas, el establecimiento de una comisión para supervisar los beneficios económicos en la pandemia y establecer un impuesto del 10% a esa gran riqueza. En cuanto a la primera medida, el informe reclama seguir el modelo “de la Comisión Truman durante la Segunda Guerra Mundial, tanto para supervisar el paquete de estímulos como para erradicar la corrupción y la especulación en la sociedad en su conjunto”.

En cuanto al impuesto a las grandes fortunas, el documento señala que “aunque sólo afectaría al 0,2 % más rico de los estadounidenses, una sobretasa millonaria recaudaría unos 635.000 millones de dólares en diez años y afectaría a los muy ricos que obtienen ingresos sustanciales de las ganancias de capital”.

Chuck Collins, uno de los autores del estudio y director del Programa sobre Desigualdad del Institute for Policy Study, advierte que con la pandemia “se corre el riesgo de que se aumenten todavía más las desigualdades sociales existentes a menos que el gobierno intervenga con medidas audaces para gravar con impuestos a los multimillonarios. Si se sigue actuando como hasta ahora, sólo se acentuará la polarización económica”.

Collins es muy crítico con los cuatro paquetes de ayudas aprobados hasta ahora por el Senado y el Congreso norteamericano y firmados por la administración Trump. De hecho, el último paquete de ayuda, la llamada Ley CARE, dotada con 2,2 billones de dólares, es calificado por Collins como “huesos lanzados a la clase trabajadora frente a los miles de millones que la norma les regala a los millonarios”.

“Demasiadas pequeñas empresas y contribuyentes de la clase obrera están esperando que aparezcan las ayudas. Entretanto”, asegura, “se están viendo obligados a elegir entre su salud y su supervivencia económica”.

Collins sostiene que esta situación no es exclusiva de Estados Unidos. Los multimillonarios del mundo también están logrando cuantiosos beneficios en medio de la pandemia. El informe del Institute for Policy Study estima que en el mundo hay 21 billones de dólares ocultos en paraísos fiscales. “Es lo que estarían ocultando al fisco los ricos con más 30 millones de dólares. No podremos tener éxito en la imposición de impuestos a los ricos a menos que cerremos la industria de la riqueza oculta, comenzando especialmente en Estados Unidos y Reino Unido”, concluye el investigador.

Los autores del informe recomiendan distintas acciones para que sean impulsadas por el Congreso de los Estados Unidos, con el objetivo que la salida de la pandemia no aumente la desigualdad existente en la sociedad estadounidense:

  • Un programa de estímulos de abajo hacia arriba: los planes de estímulos no deben ser diseñados para rescatar a grandes corporaciones, sino que deben priorizar fondos que vayan directamente al consumo de la población y de esa manera impulsar la actividad económica desde abajo.
  • La creación de un comité de seguimiento del destino de los distintos paquetes para combatir las consecuencias de la pandemia: el mismo estará destinado a supervisar y controlar que se cumplan los objetivos de los distintos programas de estímulo.
  • Impuesto a las riquezas: tomando como ejemplo los impuestos extraordinarios incorporados en periodos de guerra, sería un aporte efectivo y necesario para sustentar las necesidades básicas de la población.
  • Impuesto adicional a los millonarios: el congreso podría imponer una sobretasa impositiva al 0,2 % de los contribuyentes, es decir a los más altos patrimonios.
  • Crear un fondo de caridad: Los multimillonarios han estado donando fondos durante años a organizaciones y fundaciones privadas. La contraparte de estas donaciones han sido numerosas excepciones impositivas. Se han almacenado más de $ 1.2 billones en este tipo de organizaciones. El Congreso debe actuar para ordenar que parte de estos fondos de caridad, que son subsidiados por los contribuyentes, sean declarados de interés público.
  • Eliminar el sistema financiero off shore: los legisladores deberían tomar medidas inmediatas contra la fuga de capitales y su ocultamiento en paraísos fiscales. Hasta $ 21 trillones se encuentran en este tipo de guaridas. Para que las políticas fiscales sean efectivas, el Congreso debe eliminar el andamiaje off shore mediante la sanción y aplicación de normas, negociaciones comerciales y sanciones internacionales para exigir una mayor transparencia corporativa, eliminar la evasión fiscal y proporcionar mayores recursos para la aplicación de los impuestos.

La salida de la pandemia y el caos generado por la misma debe ser con menor desigualdad y no con una oligarquía empoderada, concluye el informe.   ♣♣♣

#PA.

Domingo 17 de mayo de 2020.
5 recommended
comments icon 0 comments

Write a comment...

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *