Llamen a ACME

 -  - 

Por Mauro Federico

Cuadernos de Campaña

(apuntes de trinchera en un año electoral)


Por más conmovedora y épica que se muestre en sus spots de campaña, la gobernadora bonaerense parece encaminarse hacia una derrota electoral inexorable. Los motivos de la debacle no solo descansan en su sociedad política con el peor Presidente desde el advenimiento de la democracia, sino también en una de las gestiones más deficitarias de la historia bonaerense. ¿Cuál será la fórmula de Axel Kicillof para enfrentar el desolador panorama que le dejará María Eugenia Vidal el próximo diez de diciembre y quiénes lo acompañarán en la gesta? Dirigentes del Frente de Todos, se pasean de la fábrica de pastas a la sastrería, mientras se preparan para librar “la madre de todas las batallas” que –a la luz de los resultados de las PASO– se transformó en algo muy parecido a un trámite. Pasen y lean.

Cuando el dibujante y humorista norteamericano Chuck Jones creó durante la Segunda Guerra Mundial a la dupla de antagonistas más famosa de la Warner Brothers, nunca imaginó que El Coyote y El Correcaminos terminarían siendo menos populares que la ficticia compañía donde el supuesto “villano” adquiría los artefactos con los que pretendía capturar a su “víctima”. Cartuchos de dinamita, enormes imanes, cohetes, cemento de secado rápido, yunques de 500 libras, cañones de “hombre bala”, todos pertenecían a ACME, una especie de fábrica de fantasías capaz de materializar cualquier cosa con la que pudieras soñar.

Influenciado por el humor absurdo de los hermanos Marx (atenti Pichetto, estos Marx son de otro palo, aunque también pueden resultar peligrosos), Jones tampoco supuso jamás que un candidato a gobernador de una lejana provincia ubicada en un país cuyo nombre bien pudo haber utilizado para nominar alguna de sus armas imaginarias (“Argentum”) podía transformarse en cliente de la firma, como lo fueron Bugs Bunny y la familia de amarillos de Springfield. Fanático de los Looney Tunes y, en particular, de El Coyote y el Correcaminos, Axel Kicillof recibió hace dos semanas en su búnker de la calle Piedras un informe de la consultora Analogías sobre la economía de Vidal que no hizo más que confirmar la principal preocupación de su futuro gobierno. “Vamos a tener que llamar a ACME”, le comentó con ironía a su amigo y probable ministro de Hacienda bonaerense a partir del diez de diciembre Augusto Costa.

La consultora que dirige Pablo Mandia realizó un informe de coyuntura económica de la provincia de Buenos Aires correspondiente a septiembre de 2019. El trabajo evalúa el impacto de la crisis y deja al desnudo los magros resultados de las políticas implementadas por Cambiemos, con alarmantes índices que profundizan un panorama incierto para los bonaerenses. Por ejemplo, la actividad industrial anotó en los primeros cinco meses de 2019 una caída de 8,8% respecto de igual período de 2018. “Todos los rubros han caído y en algunos casos la contracción es estrepitosa”, sostiene el análisis. Y puntualiza: “Textiles y automotores se llevan la peor parte (-31,3% y 23%), mientras que metales comunes, caucho y plástico y papel y cartón registran caídas del orden del 15-20% en el acumulado”. En cuanto a las ventas en supermercados, se observó “un panorama muy preocupante”. Es que en el primer semestre del año la caída es de 15% interanual para el Gran Buenos Aires y de 10% para el resto de la provincia. Para el sector automotor, al mes de agosto hubo caídas del orden del 42-48% en el acumulado interanual. Los usados se sostienen gracias las motos (19,4% mayor que en 2018).

Por supuesto que estos indicadores repercuten directamente en la recaudación provincial, que disminuyó 15 por ciento en términos reales durante los primeros siete meses del año. Al caer el consumo, también se desplomó el índice de pago de Ingresos Brutos, que retrocedió 12,6 por ciento interanual, el Inmobiliario –que descendió 16,2 por ciento- y el Impuesto de Sellos con un derrumbe de 26,9 por ciento. Los sectores más vulnerables tampoco se vieron beneficiados por las políticas sociales y de empleo. “Vidal no creó puestos de trabajo y la tasa de desempleo del conurbano es una de las peores del país, con el 12,7 por ciento en el segundo trimestre de este año, tampoco disminuyó la pobreza y como si fuera poco, su gobierno endeudó la provincia como nunca antes lo hizo otra gestión”, dice el colega y economista Alfredo Zaiat. Las estadísticas respaldan su análisis. La deuda total subió de 9.360 millones de dólares en diciembre de 2015 a 11.959 millones de dólares en junio 2019. Pero atención: la deuda en dólares creció de 57,9 al 82,7 por ciento del total, lo cual coloca a las finanzas provincias en cuadro de extrema vulnerabilidad por el riesgo de una nueva devaluación. “Vamos a tener que enfrentar solamente en el primer mes de 2020 vencimientos por 580 millones de dólares”, dice en off uno de los economistas del equipo de Kicillof.

Cuando abandone el gobierno provincial, la gestión Cambiemos versión bonaerense dejará un déficit financiero de 50.000 millones de pesos, tras efectuar un fuerte ajuste en el gasto en la obra pública del 30 por ciento en términos nominales. Es una reducción real brutal con una inflación proyectada arriba del 50 por ciento anual. Justamente la obra pública ha sido una de las banderas de Vidal durante su campaña. Lamentablemente para los habitantes de la provincia, nada menos parecido a los spots publicitarios que la realidad. En 2018 destinó la misma cantidad de dinero para obra pública que en 2017, pese a que los costos de la construcción aumentaron 32 por ciento promedio. La caída en términos reales fue de 23 por ciento en ese año; y en el siguiente se estima una nueva caída del 7 por ciento. “No hubo grandes obras de infraestructura, ni de ferrocarriles de la provincia, ni en puertos ni en ampliación de la red de cloacas, solo se hicieron algunos caminos y concentrados en intendencia de Cambiemos”, explica el economista.

***

Fabrica de pastas y sastrería

La frase fue escrita la semana pasada en un chat de dirigentes del Frente Renovador. El autor es, ni más ni menos, que Sergio Massa. Y sonó a reto. “A ver muchachos si nos dejamos de joder y nos concentramos un poco en la campaña. Parece que estamos más preocupados por ir a la fábrica de pastas, para saber qué raviol nos va a tocar cuando se distribuyan los cargos y a la sastrería a medirnos el traje para la asunción, que por ganar las elecciones”. Es más que evidente que el resultado de las primarias primero y la repercusión negativa de la población ante la reacción oficial tras la derrota, evaluada por varias encuestadoras, colocaron al Frente de Todos en las puertas de un triunfo el próximo 27 de octubre. Sobre todo en territorio bonaerense, donde la inexistencia de segunda vuelta, le permite al candidato más votado coronarse obteniendo la mínima diferencia sobre su rival más próximo.

Esa situación provocó que varios dirigentes hayan relajado su participación en la campaña y no se los vea tanto participando de actos proselitistas. “Efectivamente hay un parate a nivel nacional y provincial porque no hay elección y por eso hemos direccionado el laburo fuerte en los territorios en donde todavía está discutido el resultado y se puede pelear para sumar distritos y legisladores”, relata a #PuenteAereo uno de los hombres más cercanos en el armado del futuro presidente de la Cámara de Diputados de la Nación. “Básicamente la discusión por la mayoría en el Senado bonaerense se da en la Segunda (sección electoral) y en la Sexta, ya que si metemos el cuarto senador en cada una de estas secciones, pasamos a tener mayoría y después en los municipios del conurbano donde podemos recuperar las intendencias, como por ejemplo Pilar, Morón, Quilmes, Lanús, Tres de Febrero y General Rodríguez”, completa la calificada fuente.

Después del asegurado triunfo, vendrá el tiempo de la distribución de los cargos ejecutivos. Y si bien Kicillof intenta mantener el hermetismo sobre la conformación de su gabinete, ya aparecen algunos nombres en el tablero. El ya mencionado Costa –compañero de gestión de Axel durante su paso por el ministerio de Economía nacional y amigo desde los tiempos de la agrupación TNT en la facultad– aparece como el candidato más firme a ocupar el palacio de Hacienda bonaerense. También suenan otros referentes ligados a La Cámpora para ocupar distintos cargos estratégicos, como el caso del ministerio de Justicia, donde el nombre del actual miembro del Consejo de la Magistratura Gerónimo Ustarroz cuenta con varios cuerpos de ventaja. El “Zaza” es primo de “Wado” de Pedro y hermano del actual intendente de Mercedes, además de ser el apoderado del Frente de Todos en el distrito. Otro que se postula para ese cargo, aunque con menos posibilidades, es el massista Raúl Pérez, pero las negociaciones podrían permitir que el Cabezón no se quede afuera de la estructura y se sume como vice ministro del área.

Otro escenario de disputa entre massistas y camporistas podría ser el ministerio de Educación, donde emergen dos candidatas fuertes: por un lado la referente de la temática dentro del Frente Renovador Luciana Padulo, de estrechos vínculos con Malena Galmarini; y por el otro la diputada nacional Laura Alonso, co-autora de la Radiografía de la provincia de Buenos Aires que presentó Kicillof antes de las PASO y responsable del capítulo educativo de esa propuesta. La cartera sanitaria podría recaer en manos de Nicolás Kreplak, médico clínico, sanitarista y docente universitario que actualmente preside la Fundación Soberanía Sanitaria y que acompañara a Daniel Gollian durante el último tramo de la gestión de Cristina Fernández de Kirchner.

Mientras el grupo de los intendentes reclama la cartera de Infraestructura para manejar el presupuesto de Obras Públicas, el área de Seguridad tiene un par de candidatos, con dos estilos claramente diferentes. De un lado, el ala kirchnerista propone a la ex ministra nacional María Cecilia Rodríguez, que actualmente acompaña la gestión de Jorge Ferraresi en Avellaneda; mientras que massistas y jefes comunales impulsan al actual intendente del municipio urbano de La Costa, Juan Pablo de Jesús, muy cercano a Martín Insaurralde.

“Todos se disputan un pedacito del queso, pero la verdad es que hoy la provincia más que un queso, es una papa caliente”, concluye uno de los dirigentes camporistas consultados para este informe.    ♣♣♣

comments icon 0 comments

Write a comment...

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *