El histórico dilema de la tercera vía radical

 -  -  2

Se rompe, se dobla (o se negocia)

Por Mauro Federico


Después de cuatro años de ninguneos y destratos por parte de su principal socio, el radicalismo enfrenta una disyuntiva crucial: renegociar en otros términos su posición dentro de lo que –a partir del 10 de diciembre– será la coalición opositora, o apostar a una nueva configuración política donde pueda retomar su rol protagónico, hoy desdibujado por el PRO. La puja por los cargos de ambas cámaras del poder legislativo pone en evidencia lo ríspido de esa negociación interna donde no existen ni halcones, ni palomas. Entre la línea dura, representada por Alfredo Cornejo y el sector “amarillo”, encarnado por Gerardo Morales, aparece la figura conciliadora del senador pampeano Juan Carlos Marino, que podría ser clave para evitar la ruptura. Pasen y lean.

“El Pulgar quebrar y no doblar”, era la frase inscripta en el escudo de una familia de la nobleza asturiana que peleó a fines del siglo XV junto a los Reyes Católicos para recuperar Granada, en la guerra contra los musulmanes. La familia Pulgar hacía gala de sus principios inquebrantables a través de esta metáfora, que se fue transformando conforme las épocas. De hecho, este dicho se popularizó a través de toda la península ibérica y llegó a nuestras pampas a mediados del siglo XIX con una acepción gauchesca, que bien pudo haber utilizado el mítico Santos Vega en una de sus payadas: “Facón nuevo se quiebra, pero no se dobla”, en referencia al hombre joven cuyo vigor lo impulsa a luchar hasta el final, sin aceptar ningún tipo de rendición.

De esta terminología telúrica tomó seguramente el dirigente radical Leandro N. Alem aquellas palabras que se transformaron en su testamento político, plasmadas en la carta escrita horas antes de suicidarse el 1 de julio de 1896, ante la profunda desilusión que le ocasionaron los enfrentamientos entre los partidarios de su fuerza: “He luchado de una manera indecible en estos últimos tiempos, pero mis fuerzas -tal vez gastadas ya- , han sido incapaces para detener la montaña…y la montaña me aplastó. He dado todo lo que podía dar; todo lo que humanamente se puede exigir a un hombre, y al fin mis fuerzas se han agotado…y para vivir inútil, estéril y deprimido es preferible morir. He terminado mi carrera, he concluido mi misión. Para vivir estéril, inútil y deprimido, es preferible morir. ¡Sí! Que se rompa pero que no se doble. Entrego decorosa y dignamente lo que me queda, mi última sangre, el resto de mi vida”.

La consigna ética de mantener a todo trance los principios fue amalgama de la base doctrinaria de este centenario partido, que atravesó muchos procesos de transformación a lo largo de sus casi 130 años de existencia. Para los radicales “alemistas”, quebrarse es aceptable y digno; doblegarse no es nunca una opción.

Hoy la UCR se encuentra ante un nuevo dilema. La alianza de gobierno que conformó junto al PRO y la Coalición Cívica naufraga tras la derrota sufrida en las últimas elecciones. Y esto reabrió las heridas infringidas por el macrismo de la mano de quienes nunca estuvieron del todo convencidos de esta mancomunión con el partido más conservador y neoliberal de la Argentina.

Las críticas de sectores periféricos de la conducción radical y de dirigentes históricos como Federico Storani o Ricardo Alfonsín, dieron paso a los cuestionamientos formulados por integrantes de la cúpula partidaria, como el mismísimo presidente del Comité Nacional Alfredo Cornejo, que plantearon públicamente sus discrepancias con los manejos de la Casa de Gobierno en detrimento de la UCR. En ese contexto se inscriben las discusiones y peleas por la conducción de los bloques parlamentarios que están librando por estas horas los senadores y diputados del radicalismo.

***

A las piñas

Entre Cornejo y el jujeño Gerardo Morales se produjo una disputa que casi llegó a las manos, lo que le agregó un picante muy particular a estas controversias palaciegas que no suelen despertar más interés que el que evidencian los propios involucrados. Como se sabe, el gobernador saliente de la provincia de Mendoza representa a los que reclaman un cambio en la conducción de todo el Congreso. “Debemos desplazar del mando a los correligionarios amarillos como (Mario) Negri, (Luis) Naidenoff y el propio Morales”, dicen los rupturistas. Mientras que desde el ala conciliadora propugnan mantener intacta la sociedad con el macrismo, fortaleciendo la alianza que a partir del 10 de diciembre será opositora y sosteniendo a la cabeza de los bloques a quienes siguieron sin chistar los designios del Jefe de Gabinete Marcos Peña durante los cuatro años de gobierno de Cambiemos.

“En realidad no existen grandes diferencias entre ambos sectores, que no plantean de momento romper con el PRO, simplemente unos afirman que los radicales no deberían pedir permiso para opinar, ni esconder los principios dogmáticos debajo de la alfombra, como lo vienen haciendo desde 2015”, afirma un experimentado cronista parlamentario que analiza desde hace más de 30 años los movimientos de la política dentro del Congreso. “El único distingo es si van a conducir los que le chuparon las medias a Macri durante cuatro años o aquellos que se animaron a criticarlo cuando cometió errores muy evidentes”, concluye el analista.

El “ala renovadora” dentro de la cámara Alta propone a Martín Lousteau como el dirigente ideal para liderar esta etapa. Con el apoyo del sempiterno Enrique “Coti” Nosiglia, los alfonsinistas y el sector de los “mendocinos”, el economista aparece como una de las opciones para conducir el bloque, aunque no está claro si logra obtener el apoyo necesario para imponerse en una elección interna. Del otro lado, consideran que Naidenoff es el único que puede garantizar la línea partidaria, confianza que claramente Lousteau no inspira, sobre todo tras haber declinado en la primaria su candidatura a Jefe de Gobierno porteño, allanándole el camino a Horacio Rodríguez Larreta.

Claro que no todo es blanco y negro en la interna radical. No son pocos los que piensan que es necesaria una figura de consenso que garantice ecuanimidad y disciplina partidaria, pero también que no se allane a los designios de los que pretenden digitar las decisiones radicales desde afuera. Y allí emerge el pampeano Juan Carlos Marino, que no solo tiene altas chances de transformarse en vicepresidente primero del Senado, sino también puede transformarse en un titular de bloque que concite la unidad de todos los sectores del radicalismo. “Marino se lleva bien con el Coti y con los alfonsinistas; si bien no se mimetiza con el macrismo, es respetado por los correligionarios PRO; ostenta una buena relación con el peronismo K que manejará la cámara; y tiene muy claro cuáles son los códigos de la casa a la hora de manejar la distribución de tareas y el control de las comisiones”, describe un dirigente radical de larga trayectoria legislativa.

Si nos trasladamos de recinto, en la cámara Baja Cornejo y Negri disputan la jefatura del interbloque de Juntos por el Cambio. El cordobés suma una treintena de voluntades que le alcanzaría para quedar al frente de los diputados radicales. A Cornejo no le gusta ni un poco ver cómo se encarama triunfal uno de sus pares que no pudo garantizar una victoria del radicalismo en Córdoba, pero estaría dispuesto a aceptar la vicepresidencia primera, siempre y cuando sus socios macristas se lo permitan. “Hay que ver con qué ínfulas llega (Cristian) Ritondo a presidir el bloque amarillo y cuánto ánimo de disputar la titularidad del espacio común tenga al momento de asumir como diputado”, especula un radical.

Todo podría quedar definido el próximo jueves si es que Cornejo acepta el ofrecimiento que le hará el ala cordobesa y los partidarios del presidente saliente dan el visto bueno, algo que hasta ahora no pareciera estar del todo garantizado. Fuentes del PRO aseguraron a #PuenteAereo que ellos pueden superar por varios votos al radicalismo, valiéndose de acuerdos con fuerzas provinciales. Un tira y afloje por lo que resta repartir, claramente mucho menos de lo que tuvieron disponible durante los cuatro años de oficialismo, que ya se terminan.   ♣♣♣

#PA.

Domingo 24 de noviembre de 2019.
2 recommended
comments icon 0 comments

Write a comment...

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *