África mía

Por Mauro Federico

Por Mauro Federico 


Atravesados por la pandemia, es muy difícil pensar en este 2021 como un año electoral. Pero lo es, motivo por el cual oficialismo y oposición tienen un ojo puesto en sus respectivos armados políticos con vistas a encarar la elección de medio término que definirá el destino del gobierno de Alberto Fernández. En ese contexto, nuevamente aparecen los interrogantes sobre lo que puede ocurrir en el territorio donde se libra “la madre de todas las batallas”: la provincia de Buenos Aires. Allí millones de ciudadanas y ciudadanos definirán una vez más la historia, orgullosos de su condición de bonaerenses, aún a pesar de las “poco felices” consideraciones de escribas de intelecto deforestado que —haciendo gala de un desconocimiento supino— comparan al conurbano con el continente africano. El Frente de Todos se prepara para una disputa donde las fuerzas que componen la coalición dirimirán en primarias la composición de listas cuyos desafíos principales serán sostener la unidad y garantizar la victoria. Pasen y lean.

“África, entre todos los continentes, les va a enseñar a ustedes que Dios y el Diablo son uno”. La frase le pertenece a Karen Blixen, una escritora danesa exponente del neo-romanticismo literario, que relató magistralmente sus experiencias en Kenia mientras compartía su vida con su esposo el barón Bror Blixen-Finecke, junto a quien desarrolló una plantación de café que se transformó en una factoría llamada The Karen Coffee Company.

El relato, plasmado en la novela Memorias del África —que fue escrita varios años después del regreso de Blixen a Dinamarca— describe con mirada propia las vivencias de una mujer que durante su estadía africana aprendió las lenguas aborígenes, como el suajili, y se empapó de las costumbres locales. Los nativos la apodaban “la hermana leona” y se ganó el afecto de ellos por su coraje, su buena puntería y su habilidad como cazadora.

Desde que llegó a tierras africanas, Karen se sintió parte de ese mundo ajeno a su realidad de origen. Su integración en el continente fue inmediata y su identificación con los nativos instantánea. Vio en la cultura de los africanos algo muy importante para aprender y compartir. Su imaginación y dotes para la transmisión oral hicieron de África su lugar en el mundo.

Durante su prolífica carrera literaria, Blixen utilizó diversos seudónimos, el más conocido de los cuales es Isak Dinesen, con el cual publicó esta serie de apuntes autobiográficos sobre su vida en África que la catapultó a la fama a nivel mundial. Cuatro décadas después, el libro inspiraría al realizador norteamericano Sydney Pollack para rodar la película África mía, protagonizada por Meryl Streep en un brillante trabajo que mereció un Oscar de la Academia de Hollywood.

Blixen amó su África más que la tierra en la que había nacido. Conoció ambas y seguramente de una y otra adquirió experiencias vitales para construir su realismo mágico basado en un pensamiento abierto y preparado para las experiencias. A esta escritora danesa nunca se le hubiera ocurrido comparar la sabana africana donde vio prosperar sus sueños y madurar sus fracasos con los suburbios del sudoeste de Copenhague.

Resulta difícil imaginarla trazar un parangón peyorativo para cualquiera de sus dos tierras entre Kibera —un asentamiento informal en los márgenes de Nairobi que constituye la mayor barriada pobre de Kenya— con Hundige o Greve, distritos cercanos a la capital danesa, dominados por grandes proyectos de vivienda en los que habita población con bajos ingresos, mayoritariamente inmigrantes.

Pero entre Blixen y Pablo Sirven hay tanta distancia como la que separa a las tierras de los vikingos del extremo meridional africano. Por eso la danesa escribió Memorias del África y al muy buen periodista de espectáculos devenido inexplicablemente en analista político de La Nación, apenas le alcanzó para garabatear una columna el domingo pasado titulada “La madre de todas las batallas”. Allí Sirven —uno de los secretarios de redacción que tiene el devaluado diario de la familia Mitre, tradicional exponente del pensamiento oligárquico— da rienda suelta a su particular modo de ver la provincia de Buenos Aires, a la que califica de “distrito inviable” y habla de su conurbano como “territorio africanizado”.

En ese artículo, el autor de varios libros sobre la historia de la televisión, ensaya distintos análisis sobre el escenario político de cara a las elecciones legislativas de este año, y comienza diciendo: “Una vez más, este año la madre de todas las batallas será la provincia de Buenos Aires, ese territorio inviable en cuyo africanizado conurbano se deciden electoralmente los destinos de la patria”.

Al viralizarse, el texto causó revuelo en las redes sociales, al punto de que el propio gobernador de la Provincia las utilizó para recoger el guante y contestar: “Esa nota resume en una sola frase la visión del macrismo sobre la Provincia de Buenos Aires: un licuado de racismo, centralismo porteño, derrotismo y falta de empatía por los que menos tienen”.

“Seguramente, esto explique por qué Vidal perdió por 20 puntos, pese al apoyo de Macri y de los medios porteños, pese a los dólares de la deuda que colocó en Wall Street y a los que le prestó al país el FMI. Insisto: la patria no sos vos solo, la patria es el otro y con el otro”, analizó el mandatario bonaerense en un segundo tuit. Por último, Kicillof remató: “Hay que recordar que, en 2019, Buenos Aires fue la provincia que menos gasto por habitante hizo. La inversión pública por habitante fue 10 veces menor que en CABA. Conclusión: naturalizan y defienden la desigualdad que es justamente lo que tenemos que transformar”.

Sirven atribuyó esta “maliciosa” interpretación de su paupérrimo análisis, carente de información precisa y fuentes acreditables, al accionar de trolls anónimos e “ilustres” del oficialismo y explicó que en realidad su comparación pretendió referirse “a índices sociales que en algunos distritos son similares a países de ese continente” sumado a “años de desidia y clientelismo”.

¿Cuánto conocerá Sirven del conurbano? ¿Y del África? ¿Qué referencias tendrá sobre la zona de quintas en Florencio Varela o el cordón industrial de Lomas de Zamora? ¿Cuántas veces habrá viajado en el Sarmiento o el Roca y recorrido la ribera del Reconquista?¿Se puede hablar o escribir con tanto desconocimiento sobre la realidad solo basándose en los registros estadísticos o los resultados electorales? ¿Cuánta molestia le provoca al colega que existan gobiernos comunales o provinciales de una extracción ideológica que no comparte, electos por las mayorías populares? ¿Pensará Pablo que los pueblos se equivocan de modo reiterado, como una cinta de Moebius o simplemente descreerá del valor de la democracia?

***

Una elección muy importante

Las legislativas de este 2021 son clave para el destino del gobierno de Alberto Fernández. Son 127 bancas las que se renuevan en la Cámara de Diputados y 24 en el Senado. En la Cámara baja, el Frente de Todos arriesga 51 escaños, mientras que Juntos por el Cambio (JxC), el principal bloque opositor, arriesga 60 bancas porque se pone en juego su mejor elección, la del 2017. No será necesario una victoria abultada para que el oficialismo alcance diez bancas más de las que arriesga y alcance la mayoría simple. En la Cámara Alta, el peronismo arriesga 13 escaños contra 8 de JxC.

Sin embargo, el Frente de Todos pone en juego mucho más que números. El armado de las listas es un proceso que conlleva varios meses y deja como saldo dos grupos bien definidos: los triunfadores y los perdedores. Por eso ante una elección clave tras una primera etapa de Gobierno con pocos logros para exhibir, la unidad de la coalición oficialista —a pesar de ser complicada— se transforma en imprescindible.

El asunto se reproduce en casi todos los distritos, pero la mayor atención está en el Gran Buenos Aires, en donde domina el peronismo pero también acumula asperezas. Un grupo de intendentes —cada vez más acotado— que encabeza Fernando Gray no quiere ceder ante el deseo de La Cámpora de nombrar a Máximo Kirchner como titular del PJ bonaerense. Para la organización kirchnerista, sería un primer paso necesario con vistas al 2023, año en el cual estiman mejorar su perfomance en comicios municipales cuando la Ley impida a gran parte de los jefes comunales a ser reelectos

Otros intendentes piensan que esta designación representaría “un ordenamiento político necesario en la provincia”. Claro que en el entorno del despacho más importante de la Rosada agregan que “La Cámpora no puede meter presión a los intendentes como alguna vez tuvo si no hay PASO y los movimientos sociales se creen que tiene poder para pelear”, sumando a otro actor en la disputa: el Movimiento Evita, de buena llegada con Alberto y con candidatos en la tercera sección electoral.

En este repaso por la escenografía electoral de la interna peronista bonaerense, es imposible soslayar a Sergio Massa, presidente de la Cámara de Diputados, que se alejó de las tensiones del PJ bonaerenses pero que jugará en su afianzada primera sección electoral, aprovechando la tarea de su aliado el ministro de Transporte Mario Meonipara continuar recorriendo el país y afianzarse en Chubut, Corrientes (que elige gobernador este año) Entre Ríos y Neuquén, entre otras provincias, con un discurso “más de centro”.

Los estertores que exhibe el Frente de Todos en la previa a unas ya confirmadas Primarias Abiertas Simultáneas y Obligatorias (PASO) se irán cristalizando de un modo más nítido con el correr de las semanas. Una gran virtud de la coalición es justamente la heterogeneidad de los espacios que la integran: pero también ese punto a favor puede provocar cortocircuitos si no se logra el equilibrio adecuado en la distribución de las postulaciones, ya que ninguno querrá ceder metros en las listas. Las PASO, serán una herramienta para dirimir esas diferencias y dejar que el electorado resuelva las disputas internas. ♣♣♣

#PA

Notas Relacionadas

Posadas, polo del Conocimiento del NEA

Del 25 al 29 de octubre, la ciudad de Posadas expondrá todo su potencial académico en una expo que tendrá como principal atractivo el regreso a la presencialidad. Cinco universidades, 40 Institutos de Educación Superior para englobar a más de 210 carreras de nivel superior que ofrece la capital de Misiones.