Polenta en la olla

Polenta en la olla

Por Quique Pérez

Los pequeños placeres son los que le dan sentido a la vida, aquellas costumbres que se convierten en ceremonias paganas infaltables, sobretodo disfrutando de lugares soñados.

Luego de un año pandémico pude regresar a mi San Bernardo querido y me dispuse a cumplir con uno de mis rituales favoritos, comer un choclo en la playa con mis pies en el océano atlántico. Cuando divisé el carrito de mi vendedor ambulante preferido me dirigí a comprar mi delicia tanto tiempo esperada. Uno con manteca y sal fue mi pedido casi suplicante, con una sonrisa resignada el mercader me contestó meneando su cabeza que ya no vendía, el problema era económico y por los costos del maíz le resultaba más barato vender ostras con caviar ruso. Terminé el día playero saboreando un chupetín que le compré al payaso Piolín y sin mi ansiado choclo.

***

Conflicto inentendible el de las exportaciones del maíz, informándose por los medios hegemónicos nos indignamos por la injerencia del Estado en la propiedad privada intentando prohibir las exportaciones de nuestros sacrificados campesinos, pero simplemente leyendo las circulares emitidas por el Ministerio de Hacienda descubro perplejo que la medida se tomaba solamente con un quinto de la cosecha, es decir que de cada 5 choclos el Gobierno solicitaba que solamente uno, seguramente el peor, quede en el país para consumo interno.

Si tenemos en cuenta los salarios, el combustible, la energía y otros gastos que los productores pagan en pesos subsidiados, sumado a los ATP que cobraron durante la pandemia, el pedido del Tío Alberto al campo era mínimo y entendible pero los productores se indignaron planteando una medida de fuerza. Este Gobierno padece de Tractorfobia y cuando ve a estos vehículos a la vera de algún camino recula asustado otorgándole a los hacendados cualquier pedido por ridículo que parezca.

Esta derrota mansamente aceptada por el Frente de Todos no solo me quita la posibilidad de mi choclo playero, también garantiza el alza del precio de la carne engordada a maíz y convertirá en prohibitiva la ingesta popular de alimentos derivados de la noble planta.

Una gran parte de la campaña de los Fernández al cuadrado estuvo basada en volver a llenarle la parrilla de carne a los argentos, es muy probable que la derecha argentina orqueste su propaganda electoral recalcando el fracaso del actual gobierno y la promesa religiosa de llenarle las vacías OLLAS DE POLENTA al pueblo.   ♣♣♣

#PA.