No hay dos sin tres

No hay dos sin tres

Por Quique Pérez

Si algún acontecimiento sucede una vez, puede que no vuelva a suceder, ahora si se repite dos veces con seguridad ocurrirá una tercera. Son varias las culturas que tienen refranes similares, los cuales cambian la forma de contarlo, pero la enseñanza final es idéntica, no haciendo falta recurrir a sabidurías milenarias para comprobar con nuestra propia experiencia la dura verdad de las historias repetidas.

Soy de los que piensan que los países no difieren mucho de las experiencias personales, pero a gran escala. los acontecimientos que dominaron la agenda de la opinión publica refrendan mi humilde pensamiento.,

En 1930 el General Uriburu interrumpe el gobierno democrático de Hipólito Irigoyen, iniciando 50 años de golpes de estado, en 1955 el General Lonardi derroca a Juan Perón dando comienzo a otro periodo de gobiernos de facto, inevitablemente llegaría el tercer golpe que llevaría a cabo Videla en perjuicio de Isabelita y de todo el pueblo argentino.

En la década del 70 Martínez de Hoz inaugura los periodos de endeudamiento y fuga de capitales utilizando como herramienta las teorías neoliberales, cuando en los 90 el inefable Carlo repite la experiencia, ya no quedaban dudas de un tercer periodos de entrega del país a los capitales financieros y el FMI, misión que concreto veinte años después Mauricio Macri. La repetición de gobiernos de derecha tiene también como curiosidad matemática el hecho de repetirse cada dos décadas, curiosidades de esta Argentina IRRACIONAL pero previsible.

Podríamos escribir cientos de ejemplos de eventos que se repiten dos y luego irremediablemente tres veces, pero prefiero narrar un par de sucesos ocurridos en estos días que revolucionaron a la opinión pública. El prestigioso periodista Horacio Verbitsky se vacuna en el ministerio de salud sin respetar el orden de inoculación que el mismo ministerio había preestablecido, haciendo publico la falta moral cometida, produciendo la renuncia de Ginés González García infligiendo un enorme daño a la fuerza política que dice defender. El primer gobierno propio que lastima fue el del mismísimo General Perón formando parte de Montoneros y contribuyendo al golpe militar de la última dictadura, Muchos años después, otro gobierno justicialista libraba una feroz lucha contra los formadores de precio, Néstor Kirchner confió a Guillermo Moreno la lucha con los grandes poderosos de la Argentina y el famoso perro Verbitsky dinamito al combativo ministro con una nota falaz que describía como intimidaba Moreno a los industriales con un revolver arriba de su escritorio. La ultima traición del destacado periodista era esperable e inevitable por ser la tercera.

Hablando de la renuncia de Don Ginés a su cargo es probable que también sea fruto y consecuencia del famoso proverbio. Hace Algunos meses realizo algunas declaraciones contrarias a fondos de inversión que fabrican una de las vacunas que todavía no llegaron al país, recriminándoles maniobras extorsivas para obtener beneficios a cambio del preciado líquido.

El laboratorio Pfeiffer, el mismo de la denuncia mediática de Gonzales García, ya había financiado parte del golpe del 55 que derroco a Juan Perón con quien mantenía una disputa por los precios de los medicamentos. Algunos años después el querible Arturo Illia sería el segundo derrocado por los intereses de los laboratorios. Era absolutamente inevitable la caída de un Ministro por defenderse de los ataques de estos monstruos fabricantes de medicamentos que ya se habían llevado puestos a dos presidentes. Esperando que su sed de venganza y su ambición de dólares no termine por dañar de muerte al gobierno del Frente de Todos.

El que avisa no traiciona, en esta tercera temporada de columnas para este maravilloso portal de noticias, #PuenteAereo, teniendo en cuenta que el primer año fueron notas absolutamente mediocres y el segundo deplorable, no esperen nunca jamás leer algo interesante en la columna IRRACIONAL de este humilde servidor. ♣♣♣

#PA.