Las democracias infectadas

Las democracias infectadas

Por Quique Pérez

Los grandes cambios en la historia de la humanidad. Causal o casualmente, vinieron de la mano de terribles pandemias. El éxodo del pueblo de Israel fue precedido por siete plagas que diezmaron a los egipcios permitiendo el relato bíblico. No son pocos los historiadores que atribuyen la finalización de la edad media y el comienzo del renacentismo a la aparición de la Peste Negra. Las oleadas de infecciones crearon el caldo de cultivo que provocaron la Revolución Francesa y la caída de las grandes monarquías. Detrás de cada acontecimiento que marcaron cambios de época encontramos alguna pandemia desencadenando o colaborando con la finalización de periodos históricos prolongados.

Porcentualmente el maldito COVID-19, si no sufre drásticas mutaciones, no tendrá la letalidad de otras pestes que asolaron a la humanidad, pero ya está demostrando efectos demoledores sobre las democracias del mundo entero, un sistema de gobierno que prevaleció en gran parte del mundo los últimos dos siglos, casi nada en comparación con los milenios de dominio político de la iglesia en la edad media y las monarquías.

En todo acontecimiento global existen ganadores y perdedores, este año nos demuestra a las claras que los triunfadores de la crisis del coronavirus fueron los fondos de inversión, que manejan por medio de créditos la vida social y política de la mayoría de los países endeudados como el nuestro, junto con dos naciones que no se destacan por su apego democrático; China y Rusia.

Las grandes perdedoras son las democracias importantes del mundo junto con las más jóvenes y de baja intensidad. Alemania en su territorio y como representante de la Unión Europea, sufre una crisis profunda y Ángela Merkel peregrina desde Rusia, pasando por China para conseguir vacunas que los Fondos de Inversión, dueños de los laboratorios fabricantes de la solución al virus, le niegan para favorecer otros territorios de los cuales sus dueños son originarios.

El caso más emblemático es el de EEUU donde el virus ya le costó la presidencia a Donald Trump y pone en jaque la supremacía en la geopolítica universal a la mayor democracia de la historia.

Desde mi IRRACIONAL PARANOIA temo profundamente por el destino democrático que domino los destinos planetarios en el último siglo, pero la historia avala mis temores con las caídas de imperios milenario luego de sufrir durísimas pandemias. Mis interlocutores contemporáneos pueden que tengan razón en tildarme de insensato y exagerado. Pero los egipcios, Romanos, franceses, Monarcas y Pontífices del pasado me dan la razón.    ♣♣♣

#PA.