Un cuento chino

Un cuento chino

Por Florencia Guerrero


La crisis de la Cancillería argentina tuvo su primer caído y el lugar lo ocupó un discípulo de Cristina. ¿Cómo es la agenda con el principal socio económico de Argentina? Alimentos, litio, agua y una balanza que no cierra por ningún lado.

Un volantazo así no se pega por nada. En plena negociación para conseguir la vacuna china, el presidente Alberto Fernández renunció a José María Kreckler, embajador de carrera en ese país, que eligió el peor momento para ausentarse de sus funciones y descansar. Estuvo ausente.

En su lugar quedó Sabino Vaca Narvaja, uno de los nietos de Hugo Vaca Narvaja, quien fuera ministro del Interior de Arturo Frondizi, y también padre de quien años después sería reconocido como comandante montonero Fernando Vaca Narvaja, cuyo hijo, Camilo Vaca Narvaja, militante kirchnerista consumado, fue pareja de Florencia Kirchner con quién hizo abuela a su máxima referente: Cristina Fernández de Kirchner.

Pero volviendo a Sabino —que fue llamado así en homenaje a José “Negro” Sabino Navarro, un dirigente peronista que militó en SMATA y participó en los albores de las agrupaciones que finalmente dieron a luz a Montoneros—, le quedó una responsabilidad superlativa por estas horas. Es que el formado joven que habla perfecto mandarín, de cuna peronista y militante activo en la Juventud Obrera Católica, ahora está al frente del principal destino diplomático de la Argentina.

Para nadie es novedad, y si lo es podemos aclararlo: China se ha vuelto el principal socio comercial del país, desplazando del podía a Brasil, pero con una balanza de intercambio comercial desfavorable, con déficits récord de US$ 253 millones en marzo, US$ 385 millones en febrero y US$ 468 millones en enero. Una de las tareas que el virtual encargado argentino deberá resolver por pedido del Gobierno.

Lo cierto es que, la postulación de Sabino llegó con la firma de la vicepresidenta en medio de un clima áspero entre la Casa Rosada y Kreckler a quién desde la Cancillería se informó que se le reclamaba “falta de compromiso” en una gestión de importancia. Según informaron las mismas fuentes a #PuenteAereo, el presidente y su círculo vio con desagrado la prolongada ausencia del embajador en sus funciones, que se tomó unas vacaciones en el momento más caliente por la negociación para el obtener el preciado remedio contra el Covid-19, 30 millones de dosis.

Por otro lado, el saliente embajador, que hasta este momento permaneció en silencio rotundo, el viernes difundió una versión de que mandó en las últimas semanas al menos 10 cables reservados al canciller, Felipe Solá, en los que informaba los detalles de la negociación con las empresas chinas, pero no recibió respuesta. Al difundirlos junto con las imágenes de cada encuentro, el funcionario de basta carreta europea, despejó algunas dudas, aunque sólo sirvió para exponer la crisis que Fernández (Alberto) advierte en la Cancillería hace tiempo y por la que Solá tendría los días contados.

***

Larga historia por conveniencia

Con la salida de Kreckler, Vaca Narvaja ocupará la embajada ubicada en Beijing, que además tiene tres consulados generales, uno en Hong Kong, otro en Canton y el último en Shanghai. Desde 1947, Juan Domingo Perón le ordenó al por entonces canciller Atilio Bramuglia la firma de un tratado de cooperación y de amistad con China, así comenzó el vínculo que tuvo altas y bajas, de hecho, en el ´49 Mao Tse Tung triunfó con la revolución y se congelaron las relaciones. No fue hasta 1972 cuando el dictador Alejandro Agustín Lanusse reestableció las relaciones diplomáticas con la República Popular China.

Muchos años después, durante la gestión de Néstor Kirchner y, después, durante el mandato de la hoy vicepresidenta, las relaciones comerciales entre ambos países mejoraron notablemente. En el 2004 el por entonces presidente viajó a China y Hujintao hizo lo propio con nuestro país.

También en 2014 Cristina y Xi Jinping firmaron un acuerdo de asociación estratégica en el que Argentina le cedió una base en Neuquén a los chinos de control satelital. Al año siguiente ya había 15 convenios diferentes. China se comprometía a reequipar militarmente al país, pero no ocurrió.

Pero tampoco hay que restar mérito a Mauricio Macri que trabajo también en esa relación comercial. No por nada Franco Macri fue nombrado consejero Senior para las inversiones de China en Latinoamérica. De hecho, el padre del expresidente comenzó las relaciones económicas con los chinos en los dorados 80 y en 1990 en su quinta de Los Abrojos el presidente Shangkum saboreó un típico asado nacional y popular, mientras abrochaban algunos negocios. Las crónicas de la época recuerdan que desde entonces la macrista SIDECO, importó los primeros autos chinos, el Chery, DFSK, y Jack Motors.

Años después, en el 2018 durante la reunión del Grupo de los 20, el presidente chino se entrevistaría con Macri (Mauricio) y logró la ampliación el swap de monedas que había firmado Cristina, que obligó al BCRA a recibir yuanes.

***

La agenda que viene

Lo que se espera de la tarea de Sabino Vaca Narvaja no es menor. En la actualidad, la Argentina exporta un promedio del 11 por ciento de su volumen total a China e importa un 21. Ese es el número que Argentina quiere revertir, mientras, reinicia las tratativas para conseguir abrochar un acuerdo beneficioso en torno a las vacunas contra el coronavirus.

Mientras tanto, en la Puna jujeña China terminó la planta de energía solar más grande de Sudamérica, con capacidad para abastecer el 100 por ciento del consumo eléctrico nacional, algo que no ocurre por falta de tendido de alta tensión y por nulas tratativas.

Otro punto a revisar, en las negociaciones futuras, tiene que ver con las exportaciones: El consumo chino es diferente en las grandes ciudades que en el interior, en las urbes gastan el 40 por ciento de su salario en alimentos. Según las FAO (la agencia de las Naciones Unidas que lidera el esfuerzo internacional para poner fin al hambre), a partir de 1990 los chinos aumentaron el consumo de huevos y frutas y declinaron en el consumo de cereales. Argentina evalúa que materias primas puede introducir, para dar vuelta una balanza que hasta hoy no le resulta conveniente.

Además, China está detrás del litio de las grandes salinas del norte argentino, más allá de los alimentos y la preciada agua dulce.

Esa es la agenda que recibió al estudioso funcionario con apellido conocido, varios libros en su haber, en su aterrizaje en Beijing, donde todo está por hacerse. Y “todo” es bastante.      ♣♣♣

#PA.