PASO 2021: Las que perdieron en todas las internas

Por Florencia Guerrero

Las victimas de femicidio se suman, mientras los políticos de turnos no saben, no encuentran, o no buscan la manera de cuidar a las mujeres. ¿Qué cambió desde la llegada de un Ministerio de Géneros? ¿Qué hicieron el Kirchnerismo, Cambiemos y la Justicia que mira para cualquier lado?

Eugenia Olivera la buscaron desesperadamente por semanas. Con 37 años, la catamarqueña parecía haber sido tragada por esas tierras, hasta que la semana pasada sus huesos fueron encontrados en el kilómetro 33 de la Ruta Provincial 46 que une Andalgalá y Belén, en la zona conocida como Amanao. Estaba en un pozo y había sido quemada por Eliseo Guerrero, el mismo hombre con el que compartió sus últimos días y que se atrevió a denunciarla como desaparecida. Una víctima más de femicidio.

Según las estadísticas, este año, desde el 1 de enero al 31 de agosto, se produjeron 173 femicidios, 9 transfemicidios y 14 femicidios vinculados de varones, según un informe del Observatorio de Femicidios en Argentina “Adriana Marisel Zambrano” que dirige La Casa del Encuentro. En el mismo se detalla otra de las grandes tragedias contemporáneas: Como resultado de la violencia contra esas mujeres, 186 hijas e hijos quedaron sin madre, el 64 % son menores de edad.

Eugenia, se encuentra hoy en esa estadística, tenía tres hijos de 8, 6 y tres años. Un verdadero desastre para esos niños, también victimas de la violencia machista que a contramano de cualquier idea, se sostiene y avanza. 

“No nos cansamos de denunciarlo, la violencia sexista se lleva la vida de una mujer o una compañera trans cada 30 horas. El gran problema que vemos es que la cifra no desciende en el tiempo, y muestra que las medidas implementadas son insuficientes y que no hay diferencia partidaria en eso”, aseguró a #PuenteAereo la histórica militante sobre el tema, Ada Rico

En general, las diferentes organizaciones que trabajan en el seguimiento de las políticas públicas contra las violencias comparten que es fundamental que el Estado refuerce la protección desde una mirada interdisciplinaria, con un abordaje integral y federal que proteja en forma efectiva a cada victima en situación de violencia. Rico apuntó: “El Estado tiene que invertir en la implementación de muchas medidas, para garantizar realmente la protección a la mujer cuando se realiza la colocación de dispositivos de vigilancia electrónica. Además, debería garantizarse en todo el país la implementación del programa “Acompañar”, que anunciaron en septiembre del año pasado desde el Ministerio de las Mujeres, Géneros y Diversidad”.

El reclamo no es menor, según el mismo informe de la Casa del Encuentro, 25 de los casos podrían haberse prevenido, por varias denuncias que realizaron las victimas, muchas de ellas dependientes económicamente de sus asesinos. Según el programa Acompañar, durante 6 meses las victimas deberían haber recibido apoyo económico, equivalente a un salario mínimo vital y móvil. Muchas no lo sabían. 

“Esas mujeres hoy no van a ir a votar, pero a nosotras nos importan. ¿Alguien va a hacer algo?”, sentenció la líder de la Casa del Encuentro.

***

Más de lo mismo

Más allá de la existencia desde 2028, del cada vez más silencioso Ministerio de Géneros que conduce Elizabeth Gómez Alcorta, los crímenes originados en la violencia machista no son un tema de ahora. De hecho, en 2018, cuando el gobierno de Mauricio Macri llegaba a su fin, el Observatorio Ahora que sí nos ven, analizó también la situación durante los años Cambiemos en el poder y el número arrojó en la cara de la sociedad la brutalidad absoluta: hubo 895 femicidios, una mujer muerta cada 29 horas.

Hasta el 215, que la Corte Suprema de Justicia habilitó un relevamiento anual a partir de las causas por femicidio, el Estado no tuvo un informe serio sobre el tema. Sólo aparecieron, esporádicamente, conteos sobre causas mediatizadas, que realizan diferentes Ongs. Ese fue el caso de La Casa del Encuentro, que en 2017 presentó un recorte desde el año 2008 hasta el 2017. Buena parte del Kirchernismo y Cambiemos, con un resultado de 2679 femicidios y femicidios vinculados en el país de mujeres y niñas, y 268 femicidios vinculados de niños y hombres.

Miles de victimas se suman, mujeres que hoy no irán a votar. Que no abrazaron nunca más a sus hijos e hijas, injustamente cortadas de sus vidas. ¿Dónde estuvo el Estado cada vez?

En las comisarías que no las escuchan.

En las fiscalías que no se mueven.

En los entornos que ven y callan. 

En cuanto a este ultimo punto, la estadística de 2021 es alarmante: En el 87% de los femicidios el femicida pertenecía al círculo íntimo de la víctima. Pero no es solo eso, en el 39,9% de los casos el criminal era la pareja y en el 25,9% era la expareja. 

“Es urgente que se implemente la Educación Sexual Integral, para que niñxs y adolescentes –en 2021 hubo 17 víctimas menores de 20 años– construyan relaciones más igualitarias, pero también es necesario que desde la industria cultural se representen imaginarios del sexo y el amor donde la base sea el respeto, el consentimiento y la libertad”, explicó a este portal Paula Rey, vocera de la organización Mumala. 

Además, desde el Observatorio “Ahora que sí nos ven” alertaron que “la violencia machista no frena: No estamos seguras en casa, ni en la calle”. Hasta el momento se contabilizan 34 femicidios y 22 intentos de femicidios en la vía pública, intentos que muchas veces se encuentran frustrados gracias al accionar de los vecinos. 

Pero el círculo íntimo no es el único gran problema, la Justicia parece una deudora crónica con las víctimas. En 2021, el 16% de las víctimas de femicidio había realizado al menos una denuncia, pero sólo el 10% tenía alguna medida de protección. Esas mujeres recurrieron a la Justicia, pero fueron asesinadas, nadie controla las medidas de protección. 

Rey aseguró en este punto: “Llevamos mucho tiempo reclamando, exigimos una reforma judicial transfeminista, con más presupuesto para protegernos, que tome decisiones adecuadas para cada situación”

Jueces, abogados, fiscalías, todo debe cambiar ya, pero también las fuerzas de seguridad, hasta hoy poco y nada comprometidas en controlar las medidas de protección, contención de las víctimas. En lo que va del año el 32,9% de los femicidios se cometieron con un arma blanca, pero en el 25,9% el femicida utilizó un arma de fuego, 16 asesinos pertenecían a fuerzas de seguridad o armadas, quienes tienen a disposición su arma reglamentaria. 

Las estadísticas son crudas, pero sirven para mensurar el tamaño del terror: Hoy, cuando vos y yo terminemos de votar y volvamos a nuestras casas. Mientras veamos en la cena las especulaciones sobre quienes ganaron, una nueva víctima se sumará a la cuenta, de una ecuación que no cierra hace muchísimos años. Una más, aunque gritemos ni una menos, esa es la agenda urgente, que ojalá no esperemos para discutir, hasta que el Congreso sea otro, en diciembre.

♣♣♣

#PA.

12 de septiembre de 2020.

Notas Relacionadas

“Habrá un antes y un después” de la movilización en Uruguay

Con la emoción contenida bajo un cielo de un solo color, una multitud de uruguayas y uruguayos de distintos ámbitos y procedencias, de los más diversos colores y sectores del sector productivo, social y económico del país, este miércoles 15 se celebró una jornada de lucha y reflexión, de propuestas y señales, de esperanza y futuro.