El camino de la pasarela a la polémica

 -  -  1

Por Florencia Guerrero


Famosas e informadas, las nuevas “influencers” de la política se abren paso ante un panorama en el que el periodismo tradicional perdió terreno. De las opiniones de Úrsula Vargues o un tuit de Luly Pop a repensar el mundo del ¿extinto? periodismo gráfico.

Periodistas: ¿Ser o parecer? Con la irrupción primero y la instalación posterior de las redes sociales como canales de comunicación, la diversificación de mensajes ha ido tomando otra textura, también la proliferación de analistas en 140 caracteres. No es nuevo, aunque las versiones más impactantes y notorias lleguen de la mano de quienes antes sólo aparecían en los medios modelando trajes de baño.

Desde la campaña Natacha Jaitt contra supuestos hechos de pedofilia en el fútbol, que alcanzó picos de notoriedad y la tuvo como testigo en una causa que se desinfló exponencialmente (seguro que no casualmente), luego de la muerte de la mediática; hasta los destellantes tuits de Luciana Zalazar sobre las internas palaciegas en la Casa Rosada, durante la gestión anterior, que avivaron horas de análisis posteriores y la reposicionaron en el nivel de analista.

Como meteorito, por lo rutilante de la presentación informativa, ya no muchos recuerdan aquella noche en la que la ex Luly Pop, sorprendía al plató de Show Match con el vaticinio de una “bomba mediática”. Sin ponerse colorada la bailarina dijo que se adelantarían las elecciones y hasta especuló con la posibilidad de que el expresidente Mauricio Macri entregara el mando antes de diciembre: “Un gobernador de una de las provincias más importantes de la Argentina trajo la noticia de que el establishment mundial quiere que se adelanten las elecciones”, dijo antes de romper los tacos en el pugilato de baile más visto de la Argentina. Ya nadie lo recuerda, por suerte, y tal vez por esa causa la rubia animará un programa de análisis político desde la tv, en pocas semanas.

Otra que desde hace tiempo se sumó a la apuesta que abre el juego a la bajada de línea política es la exmodelo Úrsula Vargues, que durante los cuatro años del macrismo jugó a fondo con opiniones marcadamente opositoras, y que esta semana volvió a levantar polémica con una publicación sobre la serie documental de Netflix que evoca la muerte del fiscal Alberto Nisman.

A principios de semana, la producción había generado un caliente debate en la pantalla de TN con Lorena Maciel y Adrián Ventura como protagonistas, pero lo de la ex chica Duro de Domar levantó aplausos y repudio en partes iguales, cuando compartió una imagen del fiscal con una joven modelo: “¿Esto está en la serie? Porque si no, prefiero ver ‘La lavandería’”. Inmediatamente llegó una respuesta del periodista deportivo Diego Fucks: “Sí, está. Nadie dice “se fue de joda con guita nuestra” ni cosas por el estilo, pero está”.

***

Las chicas no solo quieren divertirse

Entre los más críticos en el éter mediatizado, el diputado de Juntos por el Cambio, Fernando Iglesias, hábil y virulento en las redes sociales, se ha permitido abrir fuego contra la nueva fauna de analistas. “Querés promocionar tu empresa, vender tu propiedad, armar una opereta política? Publicá en la cuenta de Twitter de Luciana Salazar. Cobertura mediática garantizada. Tarifas populares. Amigos y funcionarios K, gratis”, escribió el legislador el año pasado, indignado por los mensajes de Zalazar, a la que acusó de estar siendo “usada” con información falsa. A esta pelea también se sumó Amalia Granata, sí la mediática que se hizo famosa por decir que pasó la noche con Robbie Williams y en pocos años y muchos tuits contra la ley de interrupción del embarazo, llegó a ocupar un escaño público en Santa Fe.

Lejos de aquella polémica, Luciana descansa estos días en Punta del Este junto a su hija Matilda, y se prepara para lo que cree que será una gran prueba en su vida laboral: desde marzo conducirá un programa de debate político en C5N en el que la acompañarán las periodistas Olga Wornat y Luciana Peker. Todo un logro si recordamos que el año pasado su magazine pasatista en la señal QZO fue levantado por falta de audiencia. “Luciana sabe que esta es la oportunidad para demostrar que ella puede, sin ningún hombre atrás. Está cansada de que la vinculen con Redrado, ahora dicen que está con un asesor informático que es el que provee la información, siempre le sacan el crédito”, explica a #PuenteAereo un productor que ya trabaja en el programa que será diario y está terminando de definir el panel.

También amigo de las redes y las bombas tuiteriles, Jorge Rial puede darse el lujo de ser uno de los primeros en abrir fuego contra políticos y funcionarios. Porque es un hecho que comprendieron Natalio Botana y Héctor Ricardo García, el periodismo sin su contenido “popular”, pierde atractivo para las mayorías. Por eso, tal vez lo que comenzó como formato en 2011 y 2015, con las entrevistas a candidatos televisadas en los programas de espectáculos de la tarde haya lanzado en 2019 un nuevo estadio en su versión tuiteril. Un paso adelante, o no, en la proximidad a la audiencia masiva porque, más allá de la certeza en las informaciones o la pericia en el análisis, la amplificación en medios tradicionales de las afirmaciones de ciertos “influencers” consigue asestar un golpe imborrable.

Inversamente proporcional a esta escalada, esta semana el diario español EL PAÍS confirmó que abandonaba el formato tradicional de edición impresa tanto en México como en Argentina, desde el jueves 1 de enero mutó ser un medio 100% digital, después de dos largos años de amenazar con esa posibilidad. Curiosamente, a su plantilla se sumaron 14 jóvenes periodistas especializados en redes: la estrategia es no solo modernizar el discurso, sino llegar a más personas a un costo más bajo.

Por eso no sorprende los estallidos y el interés de ciertos políticos en algunos referentes de showbiz vernáculo, lejanos tal vez a las artes de chequear información o la pirámide invertida, pero hábiles en las artes de comunicar en un el universo virtual: la nueva versión del periodismo NacyPop.    ♣♣♣

#PA.

Domingo 5 de enero de 2020.
comments icon 0 comments

Write a comment...

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *