Provocación y atropello a los derechos civiles en Bolivia

 -  -  5

Por Florencia Guerrero


En el aniversario por el crimen del Che Guevara, Áñez homenajeó a sus asesinos. Cuenta regresiva para las elecciones, la ventaja del MAS y un duro informe del CIDH sobre la vida sin derechos humanos de los bolivianos.

No es para nada una anécdota más, que el mismo día en que se recordaba la captura y fusilamiento del Che Guevara ocurrido en 1967, en La Higuera en Bolivia, la presidenta de facto Jeanine Áñez celebrara un inédito de distinción a los militares que mataron al Che.

“Rindo homenaje a estos cuarenta y siete valerosos hombres y expreso con orgullo y satisfacción, mi sincero desagravio a la memoria de estos héroes bolivianos que lucharon en la batalla de Ñancahuazú”, escribió en sus redes sociales la golpista que asumió el 12 de noviembre del año pasado, en medio de un golpe de las Fuerzas Armadas y la policía de ese país. De esta manera, la abogada que para sostenerse en el poder anuló las elecciones generales celebradas el 20 de octubre del año pasado y que a regañadientes sostiene los comicios que tendrán lugar el 18 de este mes, aseguró: “El mejor homenaje y el mejor desagravio a los bolivianos caídos para frenar al Che y a su invasión criminal y comunista, es construir ahora y entre todos, la libertad y la democracia que toda Bolivia quiere”.

En el país vecino a los soldados que integraron la brigada que detuvo y posteriormente asesinó al Che, sin pasar por la Justicia, se los llama Los Beneméritos de Ñancahuazú, para Áñez y gran parte del sur de su país, son héroes. Es lógico. Justamente los 47 militares recibieron los honores en la ciudad boliviana de Santa Cruz.

La Operación de La Higuera fue ordenada por el Gobierno del militar René Barrientos a instancias de Estados Unidos, y tras asesinarlo, sus restos no fueron encontrados sino hasta 1997 para ser llevados a un memorial en Cuba.

Ayer, en su discurso, Áñez habló de quienes “cayeron víctimas del terror guerrillero que trajo a Bolivia el ‘Che’ Guevara”, que en 1966 abandonó Cuba y se instaló en el país y organizó una guerrilla en la región de Santa Cruz. La funcionaria lo calificó de “asesino cobarde”: “Fue una muestra al mundo de lo que se debía hacer con la dictadura comunista, porque ninguna dictadura pasará ni echará raíces en esta nación”.

Denunciada por perseguir a periodistas, políticos opositores y la sociedad civil que acompañó al gobierno de Evo Morales que permanece instalado en Argentina, la polémica mandataria interina anunció el mes pasado que daba un paso al costado y no será candidata en los comicios próximos, en medio de un contexto que le es hostil y en el que había perdido intención de voto durante las últimas semanas frente a Luis Arce, candidato del Movimiento al Socialismo (MAS).

Un dato no menor es que durante el evento asistieron los mandos militares, quienes impusieron medallas al mérito militar a los homenajeados, entre ellos Gary Prado Salmón, el general de división retirado que es recordado como quien atrapó al “Che” en un enfrentamiento en que el guerrillero fuero herido de bala en una pierna. Pero no solo eso, este mismo fue uno de efectivos retirados que durante el gobierno de Evo Morales denunció persecución política al ser procesado por terrorismo, por el que estuvo once años en detención domiciliara. Tarde o temprano, la derecha le pagó por sus servicios, porque esa causa fue cerrada este año con su conveniente absolución automática.

***

Silencio de radio

Ante una consulta de #PuenteAereo sobre la eventual respuesta hacia las virulentas afirmaciones de Jeanine Áñez, una fuente directa del círculo de Felipe Solá en la Cancillería Argentina aseguró que si bien tenían conocimiento de los hechos “no vamos a contestar, Bolivia está intentado que se pudra todo para no dejar votar a los bolivianos de acá, entendemos que es una provocación”.

La hipótesis parece posible, teniendo en cuenta que la semana pasada, la misma funcionaria denunció que el gobierno argentino estaría apañando la “conspiración violenta” que Morales planea desde el exilio “contra la democracia boliviana”.

Sin que le temblara un músculo, la interina insistió con los embates desde el segundo día de la Asamblea General de la Organización de Naciones de Unidas (ONU): “Quiero denunciar ante el mundo el acoso sistemático y abusivo que ejerce desde Argentina el gobierno kirchnerista”, sostuvo sin exponer ningún argumento. Además tiró al aire definiciones sobre el poder ejecutivo argentino al que llamó “casta populista que no duda en utilizar métodos abusivos para sostener sus planes”. Como el dicho asegura, “piensa el ladrón que todos son de su condición”.

Sobre el homenaje y la polémica que generó entre los bolivianos partidarios del MAS, desde hace años en ese país se realizaban distinciones al “Che”, y durante el gobierno de Morales se conmemoraron los 50 años de su muerte. Pero además se permitían los actos militares en homenaje a los soldados que lo combatieron.

A diferencia de eso, este año el gobierno de facto de Áñez clausuró la Escuela de Comando Antiimperialista fundada por su antecesor en 2016, asegurando que la enseñanza que impartía “era ideológica y ajena a una doctrina militar”, por eso en su lugar inauguró la Escuela Militar “Héroes de Ñancahuazú” en honor a los militares.

Además, desde que con el apoyo de los militares de su país echó a Morales, la funcionaria dispuso la salida de más de 700 cubanos y unos 150 venezolanos, una actitud que habla a las claras sobre la idea sobre la democracia que tiene la mandataria, que intentará hasta último momento controlar un poder al que en pocos meses le ha tomado el gusto.

***

Tiempo de descuento

En este contexto, ayer la Defensora del Pueblo boliviano, Nadia Cruz, denunció durante una audiencia virtual en la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH), que al igual que en el 2019, “el país vive un clima de conflictividad, polarización y escalada de violencia”, y que el gobierno de Áñez, “permanentemente, amenaza con la ejecución de planes de operativos conjuntos de las Fuerzas Armadas y la Policía Boliviana en los puntos que llama los “más conflictivos” en el país”.

En estos últimos meses, la mandataria compró armas, balines, gases y equipo antimotines. Según Cruz, esas adquisiciones “fueron para fortalecer la capacidad de reacción de las fuerzas policiales y militares durante la época electoral, y que en nombre de la paz esas armas serán utilizadas en contra de los que el Ejecutivo llama “violentos” por expresar su divergencia”.

En este sentido, en agosto pasado, la Alta Comisionada para los Derechos Humanos de las Naciones Unidas, Michelle Bachelet emitió un duro informe en el que se dejaba constancia sobre las violaciones a los Derechos Humanos en las que incurre el gobierno de facto boliviano. Entonces la Cancillería Argentina acompañó la presentación.

Ahora, en su informe, Cruz detalló que sobre los hechos de octubre y noviembre de 2019, no existen investigaciones serias y menos sentencias, excepto sobre las muertes ocurridas entre particulares. “Sobre esto, nos referimos en especial a las masacres ¿sólo se responsabilizará a la Presidente y a su Gabinete por los delitos de lesa humanidad en que incurrieron?”, cuestionó la representante de la CIDH.

Además, la Defensora se explayó sobre la violación de derechos en el contexto de la pandemia por COVID-19, en la que el gobierno no generó una política para atender la emergencia de salud y justificó el uso extralimitado de la fuerza por parte de agentes policiales para contener desbordes.

En el panorama antidemocrático que describió Cruz, además se refirió a la vulneración de la independencia judicial, “Vocales, jueces y fiscales son objeto de amedrentamiento a través procesos penales e, incluso, seguimientos personales a través de agentes policiales por encargo del Ministro de Gobierno; la falta garantías de la libertad de expresión, sea por afectación de radios comunitarias, persecución de periodistas, asfixia económica a través de medios directos e indirectos”. Así está el país a un año de sacar a Evo Morales por la ventana, a un año de la llegada de Áñez, que se proclama representante de la voz del pueblo al que, claro que no representa porque no la eligió, pero frente al cual en algún momento tendrá que explicar los atropellos a los que ha puesto la firma. ♣♣♣

#PA.

Sábado 10 de octubre de 2020.
5 recommended
comments icon 0 comments

Write a comment...

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *