Ameri, el soldado de un peronismo que ya fue

 -  -  8

Por Florencia Guerrero


¿Quién es el diputado que llegó a la banca como reemplazo? Las denuncias que nadie investigó, su mudanza a Salta y el feminismo de la provincia que asegura “todos sabían”. 

Un hombre besa los pechos de una mujer, delante de una selecta audiencia. Ella está sentada en sus piernas, nada extraño en apariencia, si no fuera porque el hombre es diputado, y el hecho sucede en el momento en que participa de una videoconferencia en la que se debate la protección del Fondo de Garantía de Sustentabilidad (FGS) del sistema jubilatorio y refinanciación de las deudas de las provincias con la Anses. Cinco minutos después, los cortes de su “intervención” se diseminan con la rapidez del coronavirus. Y el resultado es letal.

Al salteño Juan Emilio Ameri, la vida útil en la Cámara Baja le resultó corta. Ahora queda lejos aquel caluroso día de diciembre en el que juró “Por Perón, por Eva Perón, por Néstor Kirchner, por Cristina y por los 30 mil compañeros detenidos, desaparecidos”, sobre los Santos Evangelios. Hasta ahí había llegado, no sin esfuerzo, sorteando varias denuncias de las que se lo cuidó, porque “prometía” en la arena política. Pero el “incidente” del jueves y la decisión del oficialismo de sacarlo por las buenas o por las malas, terminó con el salteño presentando la renuncia en el amanecer del viernes.

“Desde nuestra agrupación repudiamos los hechos acontecidos en la Cámara de Diputados de la Nación en relación al accionar indecoroso del Diputado Nacional Juan Emilio Ameri. Motivo por el cual, se decidió su inmediata suspensión. Nuestra Agrupación continuará trabajando como lo hacemos desde hace 9 años”, escribieron desde su agrupación El Aguante, en un comunicado donde le soltaron la mano a su fundador, que desde 2010 vive en Salta, en la que su exmujer, Alejandra Escudero, era secretaria General, cuando el año pasado se difundieron algunas denuncias de acoso en las redes sociales de militantes. En ese momento el acusado era secretario del Interior y secretario de Derechos Humanos de la organización.

Era parte de la fuerza de choque en Salta “la linda”, y gracias a eso y a sus dotes discursivas logró escalar en el Partido de la Victoria donde lo apadrinó Sergio “El Oso” Leavy, candidato a gobernador en 2019. Ameri se había ganado el reconocimiento y participar de la lista ganadora fue un premio a su lealtad y a su perseverancia. La historia es retorcida: En 2018, fue tercero en la lista del Frente Ciudadano de la Victoria que encabezaron Leavy y Nora Giménez, ambos ganadores, pero Ameri quedó como suplente y en 2019 sus antecesores se presentaron como candidatos a senadores y ganaron, gracias a ese doble corrimiento él consiguió meterse en el Congreso Nacional.

Del frente a la banca

Su historia personal incluye que el exdiputado perdió la visión del ojo izquierdo tras los incidentes en el superclásico entre Boca y River, que se jugó en La Bombonera. Aquella jornada Riquelme le había hecho el “Topo Gigio” a Macri. Por las lesiones, los gallinas decidieron contratar a Ameri como miembro del departamento de marketing, donde trabajó hasta su mudanza al norte, en 2010.

En todas las notas que concedió desde el escándalo, el legislador solo lloró cuando le preguntaron por sus hijas. Junto a ellas tres solía asistir a las marchas organizadas por su agrupación, y es por ellas —por el impacto de la noticia—, que sufre. Allí, en el frente de batalla, él se sentía imbatible, era una especie de héroe para sus acólitos, que en 2018 reclamaron su liberación, luego de ser detenido durante una visita del entonces presidente Mauricio Macri a Salta. Ameri había intentado poner una bandera que decía “Macri = Hambre. No al FMI“.

En ese momento, trabajaba en la gobernación donde fue nombrado en 2013 por Juan Manuel Urtubey, y ese mismo año fue por primera vez precandidato a concejal, dentro de la interna en la que no avanzó: Logró apenas 2665 votos. Incansable, en 2015 volvería a intentar y otra vez perdió, ahora por menos votos (algo más de 1800).

“Cuando solo tenía 17 años militaba en la agrupación El Aguante de Salta, mi referente era el señor Juan Emilio Ameri, un tipo asqueroso, machista y acosador de quien en muchas ocasiones tuve que sufrir acosos e insinuaciones aun sabiendo la edad que tenía. Al igual que muchas compañeras que ojalá se animen después de mí y salgan a hablar. El acoso no era solo físico sino también por mensajes de WhatsApp, y ejercía su violencia también mostrando su poder ya que nos insinuaba que si queríamos algo como un plan o lo que fuera debíamos hacer algunos favores”, decía la denuncia virtual que circuló en las redes, pocos días antes de que el exlegislador asumiera en su banca. El reclamo era extenso y también salpicaba a los líderes de partido: “Los referentes del Partido de la Victoria el ‘Oso’ Leavy, que fue candidato a gobernador y ahora senador nacional, y José Villariño, esto lo sabían porque Ameri tiene muchísimas denuncias por acoso, por pegarle a compañeros, por amenaza y por violencia. Pero nunca hicieron nada, lo taparon y lo encubrieron porque ellos son iguales”.

Además de las afirmaciones, difundieron conversaciones de WhatsApp que complicaban a toda la cúpula del Partido de la Victoria salteño. “Durante años tuve que callarme, con miedo a que me hagan algo tuve que volverme a mi casa. Pero viendo tantas chicas que salen a contar y expresar los abusos que sufrieron. No puedo quedarme callada viendo en la televisión cómo se premia a un tipo abusador y pedófilo. Que este mensaje le llegue al presidente (Alberto) Fernández para que hagan algo y no permitan que esta basura violenta represente a los salteños en el Congreso”. Nadie hizo nada, el silencio partidario brilló, en la cara de la ola verde. En tiempos de discursos feministas, las dudas siguen recayendo en las víctimas.

Que nadie diga que no sabía

Sofía Fernández, militante del colectivo feminista de Salta, confirmó a #PuenteAereo las varias denuncias públicas de acoso sexual contra el funcionario, del que aseguró que “acostumbra a manejarse así en la provincia, cosificando a las compañeras, tapando todo para avanzar”. “Es raro que digan que no se sabía, porque nosotras denunciamos que había violentos en las listas y que no los queríamos, pero no se nos escuchó“, dice Fernández, enojada.

Otra que se manifestó con este portal fue la dirigente Pamela Ares, quién recalcó que en Salta esta situación es moneda corriente: “Las mujeres con militancia no tenemos as mismas oportunidades, mientras este hombre creció vertiginosamente. Los y las militantes sabemos el comportamiento de cada uno: desde el movimiento de mujeres se han presentaron notas en contra de su postulación“.

Si bien lo que pasó el jueves, fue una situación consentida, Ameri contaba con un caudal de denuncias que, por lo menos, nadie se preocupó por investigar. Hasta el jueves, por eso cuando a las 3 de la mañana del viernes, la Cámara votó a favor de aceptar el pedido de renuncia con 224 votos afirmativos, el diputado dejó de pertenecer al cuerpo. Rodeado de dudas.

“Ante el hecho de público conocimiento, me dirijo a usted para pedir disculpas por mi conducta durante la sesión especial remota del día 24 de septiembre del corriente. No fue de ningún modo mi intención faltar el respeto a esta Honorable Cámara, a mis pares diputados y diputadas, ni al pueblo salteño”, decía en la carta que dirigió a Sergio Massa. Horas antes había amenazado con no renunciar, pero las presiones fueron muchas y no soportó. Y ahora si, para que no queden dudas, su reemplazo es bien distinto: La antropóloga Alcira Elsa Figueroa, primera suplente en la lista del Frente Ciudadano para la Victoria de Salta en las elecciones de 2017, con extensa militancia y una de las referentes del feminismo en su provincia.

Tarde el mensaje, pero nada raro en una sociedad que se sube a los discursos de igualdad, pero todavía sigue manejada por una cultura donde el machismo gana por goleada.   ♣♣♣

#PA.

Sábado 26 de septiembre de 2020.

8 recommended
comments icon 0 comments

Write a comment...

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *