Arce trata de incompetentes a sus propios médicos bolivia - arce - Arce trata de incompetentes a sus propios médicos

Arce trata de incompetentes a sus propios médicos


El presidente de Bolivia, Luis Arce, aseguró este lunes que los médicos que mantienen un paro contra la polémica ley de Emergencia Sanitaria “no están a la altura” del desafío de luchar contra la pandemia.

“El pueblo necesita médicos comprometidos con su pueblo, no médicos comprometidos con sus bolsillos y con sus intereses personales”, dijo enérgicamente Luis Arce durante el inicio de la vacunación masiva a pacientes con enfermedades crónicas renales y cáncer en la ciudad de La Paz.

El jefe de Estado aseveró que las protestas de los médicos que piden anular la ley son “movilizaciones absolutamente políticas” y que todos los argumentos del sector médico contra la norma en los hechos han sido “superados”.

***

Dos semanas más de paro

Los sindicatos médicos agrupados en el Consejo Nacional de Salud (Conasa) determinaron en la víspera ampliar el paro por dos semanas más con el objetivo de que el Gobierno acepte anular la ley y elaborar una nueva de manera conjunta.

Los trabajadores en salud han cuestionado la ley por considerarla contraria al derecho de protesta, permitir la contratación de personal médico extranjeros y la confidencialidad de los procesos de contratación de bienes o servicios.

Arce acusó a los funcionarios que se mantienen en protesta de supuestamente defender “apetitos personales económicos” y la “medicina privada”, aunque elogió que “la mayoría” esté “al pie del cañón” para cumplir con la inmunización.

***

La vacunación masiva

La aplicación de las 500.000 dosis de la vacuna china Sinopharm continuó esta jornada en La Paz con la inmunización masiva a enfermos renales crónicos como Gladis Tito de 33 años, la primera en recibirla en esa región boliviana.

“No he tenido reacciones” a la vacuna, dijo la mujer que semanalmente debe hacerse tres sesiones de hemodiálisis por semana, de cuatro horas cada una, y que se ha dado formas para trabajar y estudiar a pesar de su mal.

Gladis y su familia enfermaron con la covid-19 en julio del año pasado, pero pese a su neumonía no llegó hasta la etapa de cuidados intensivos, aunque reconoció que tuvo el temor de morir por encontrarse en un grupo de alto riesgo.

Junto a ella esperaron su turno decenas de personas que justificaron su situación de salud, llenaron un registro y firmaron un acta de consentimiento para después de 21 días recibir la segunda dosis necesaria de la inmunización.

El proceso de vacunación comenzó a fines de enero con la aplicación de las 20.000 dosis de la vacuna rusa Sputnik V al personal médico de “primera línea” contra la pandemia, mientras que la vacunación masiva propiamente se activó la semana pasada a partir de la llegada de la vacuna de Sinopharm.

El presidente Arce anunció este lunes que en dos semanas llegarán 100.000 vacunas procedentes de China y que a fines de mes Bolivia contará con 1,6 millones de dosis con lo que se da una “solución estructural a la pandemia”.

Bolivia atraviesa por una “desescalada” de contagios tras la segunda ola que inició a fines de diciembre pasado con reportes de más de 2.000 casos diarios y varias jornadas con más de 50 muertos.

Un último reporte del Ministerio de Salud ha establecido que desde la aparición de los primeros casos en marzo del año pasado han muerto 11.649 personas mientras que son 249.010 los casos confirmados.

#PA. EFE, La Paz.