IMG_9807

Por Matías Sebely

EL PRESENTE ENSAYO tiene la idea de poner en manifiesto algunos aportes que puede hacer a la provincia de Misiones el fenómeno de la Start-up Nation de Israel.

Se lo denomina Start-up Nation porque Israel tiene una gran cantidad de emprendimientos innovadores, incluso compite con los países más avanzados en materia tecnológica. En los últimos años desarrolló millonarios negocios con el patentamiento de sistemas que utilizamos a diario.

Quienes utilizamos al comienzo de la era de internet el primer programa de chat recordaremos el famoso ICQ, una aplicación desarrollada en Israel para poder chatear. Unos veinte años más tarde en el mismo epicentro, Israel, se desarrolló otra aplicación que también revoluciono la charla virtual y todos los ocupamos día a día: Whatsapp.

Israel tiene una población enorme: unos 8.000.000, lo que la ubica entre los cien países con mayor cantidad de habitantes. Si se tiente en cuenta el número de personas que hay por metro cuadrado, podemos decir que se encuentra entre los Estados de mayor densidad poblacional.

Dos puntos interesantes: por un lado que estamos frente una población mayoritariamente joven, lo que hace que sea muy amiga de las nuevas tecnologías. Por el otro, que están en una región conflictiva por diversos intereses y tiene vecinos en permanente estado de hostilidad. Estos dos factores obliga a Israel tener tecnología de avanzada.

A partir de 1995 hubo un cambio de paradigma en materia de desarrollo e innovación. La nueva visión era: Todo lo que se emprenda debe ser con una mirada mundial.

¿Cómo es esto? Sencillo, al tener poco mercado interno y vecinos que no están interesados en comprar nada de lo que allí se produzca, la solución es tener una mirada global, de escala, de crecimiento, que aporte al desarrollo tecnológico.

***

QUIENES TUVIMOS LA OPORTUNIDAD de conocer la Startup Nation, pudimos ver adelantos tecnológicos que pasan de las ideas a la práctica.

En un Espacio de trabajo compartido (Coworking) que visitamos, veíamos que se estaba trabajando en cien emprendimientos mientras veinte se retiraban y otros veinte nacían. La premisa es: “no importa si fracasaste, volvé a buscar una idea nueva y comenzar la carrera otra vez”.

Desarrollos como los de la carne cultivada (sí, leyó bien) que hoy está por los 1.000 dólares el kilogramo, pero cuando comenzó su desarrollo estaba en 30.000 dólares y estiman que en cinco años más estarán en 40 dólares. El ejemplo sirve de aliento para quienes creemos que el desarrollo de innovaciones.

IMG_9809

Observar cómo una idea, como la de un auto que se maneje solo, toma cuerpo y se desarrolle, es algo fantástico. Al igual que conseguir inversión privada para la innovación y sin que el Estado ponga un solo peso más que para dar a conocer los emprendimientos.

Uno de los proyectos que más nos llamó la atención fue el que se desarrolló en la Universidad de Ben Gurion y es sobre un hombre invisible, una tesis doctoral que se convirtió en un proyecto y que consiguió mucha financiación privada para su realización.

Hace un tiempo tener datos significaban poder armar estadísticas, hoy la gran red nos da grandes datos (Big Data).

La empresa Movitnos muestra el tráfico de las ciudades, los horarios de colectivos, cuánto puede tardar un recorrido, entre otros datos. El sistema no tiene publicidad, no se financia con sponsor, pero hace un gran negocio con los datos de los usuarios que luego los analiza, y ofrece consultoría para un gobierno local para decirle dónde tiene problemas con el tráfico, dónde es necesario una línea de subte, un pasaje de colectivo, una bicisenda. Venden la consultoría para que una ciudad se planifiquen con sentido, con organización, de acuerdo a lo que los usuarios utilizan.

***

¿UNO DEBE PENSAR que tiene que ver esto con Misiones? Veamos, Misiones tiene algunas similitudes: superamos el millón de habitantes, siendo la provincia número nueve en la Argentina; tenemos una población joven. Estamos rodeados de fronteras, pero a diferencia del Estado de Israel no tenemos vecinos conflictivos. Sí tenemos asimetrías económicas con los países vecinos (Brasil y Paraguay), diferencias impositivas y contrabando, aquel cocktailque hace imposible competir.

Todo desarrollo se debe pensar pensando a futuro. Misiones, tomando esas similitudes, debe comenzar a ver ese desarrollo. Hay que fomentar la Industria de las Ideas, el comenzar a pensar en cómo tecnificar lo que se tiene, como desarrollar nuevas herramientas y salir a vender al mundo, dejar de pensar en un mercado sólo de Misiones, pensar en un mercado global, con ideas superadoras.

La Escuela de Robótica que creó la provincia es una punta de lanza de lo que hacer en materia de innovación. Pero debemos buscar otra cosa más, generar más conciencia de que la idea esta primero a la financiación.

Nuestro gran problema como emprendedores es creer que necesitamos primero el dinero para poder emprender. Lo que necesitamos es tener bien desarrollada nuestra idea, pulirla, hacer las pruebas, intentar, fallar, plantear la escala. ¿Hasta dónde queremos llegar? ¿Queremos llegar hasta la costanera de Posadas? o ¿queremos llegar hasta Nueva York, Londres, o Shanghái? Pensar en hacer productos, darle vuelta de tuerca a la yerba, darle la vuelta de tuerca al té, salir de la producción convencional de hortalizas y darle desarrollo a la hidroponía, aeroponia.

Misiones tiene todas las chances de copiar innovación, desarrollo, tenemos que cambiar nuestro paradigma de que somos una provincia de tangibles. Tenemos que pasar a ser una provincia de ideas, de generación de proyectos, de software. La agenda del futuro nos pisa los talones, la mayoría de los trabajos manuales se están acabando en el mundo, surgen nuevas profesiones, nuevas carreras. Tenemos que comenzar a formar a las nuevas generaciones.

Generemos ese espacio, revolucionemos Misiones, hagamos de la provincia no un Polo tecnológico, no un Parque Industrial, hagamos de Misiones una provincia 4.0. Estemos un paso más adelante, aprendamos de experiencias exitosas, que tienen muchas similitudes, que tienen mucha prosperidad. ♣♣♣