img_9604

Por Fernando Oz

UNA ENCUESTA DE opinión pública recientemente encomendada al equipo de analistas de#PuenteAereo arrojó algunos datos sorprendentes. La fotografía se realizó sobre un muestreo de 800 casos –con tecnología IVR (Interactive Voice Response) más un sistema de geo-referenciación– en la ciudad de Posadas, a la que cariñosamente llamaremos el Cantón de Berna.

El 65% de los encuestados pertenecientes a la franja etaria que va entre los 16 a los 26 años “no cree absolutamente nada” en la clase política, el 23% “cree poco”, un 7% manifestó creer “sólo en algunos políticos”, el 4% dijo sí creer, y el 1% se mantuvo en no sabe-no contesta. Los porcentajes no son muy diferentes entre los consultados que tienen entre 27 y 37 años.

Por otra parte, el 51% dijo que lo que más le preocupa es la situación económica. El 15% se mostró preocupado por la falta de empleo, el 11% por la cuestión ambiental, el 7% la corrupción, el 5% la educación sexual, el 3% la seguridad. El 8% restante se dispersa en preocupaciones como la conectividad de Internet o becas de estudios.

Es alarmante pensar que el 45% de la primera franja de jóvenes (16 a 26 años) haya indicado que si tuviera la posibilidad, abandonaría la provincia. Para no abusar de la confianza del dueño de la encuesta daré tres datos más:

  • El 89% de las mujeres de la primera franja están a favor de la despenalización del embarazo no deseado, lo mismo opina el 81% de la segunda franja (de 27 a 37).
  • El 43% de los encuestados de la primera franja cree que se debe legalizar la producción y venta de marihuana, el 62% de la segunda franja cree lo mismo.
  • El 77% de la primera franja se informa a través de las redes sociales, el 12% por medio de portales de noticias, el 6% utiliza la televisión para informarse, el 3% lo hace sintonizando radio FM, el 1% dice que lee diarios, y otro 1% se apuntó a la opción “cualquier medio me da igual”. En la segunda franja la tendencia es similar.

***

UN MENUDO NÚMERO de encuestas de opinión pública anda dando vueltas por los celulares de los principales dirigentes políticos de la Tierra Sin Mal. Son muestreos de otra índole, más orientados a saber sobre la imagen de los probables candidatos, de intención de votos, o de evaluación de gestión. Evidentemente poco interesa el minucioso estudio sobre las preocupaciones o gustos del electorado para poder analizarlo. Sucede que del ego de los dirigentes políticos surge un buen negocio para las encuestadoras y consultoras; todos quieren saber cuánto miden y comparase con los otros.

Entre las encuestas que andan dando vueltas están las realizadas por las firmas Prolatina (de Tania Yedro), Aresco (de Julio Aurelio), Ricardo Rouvier y Asociados, Analía del Franco, y Solmoirago, Innovación, Política y Desarrollo (IPD). En todos los casos colocan al actual vicegobernador en campaña permanente, Oscar Herrera Ahuad, y al senador y presidente del PRO, Humberto Schiavoni, como los preferidos para quedarse con la gobernación de la Tierra Sin Mal.

9d31aa89-eb8e-4950-8c8e-d00843361993

La encuesta de Cristian Solmoirago –muy relacionada al aglomerado Cambiemos y en especial al radicalismo– resulta interesante porque tiene números que son bastante diferentes a los muestreos de los otros proveedores. El tamaño de la muestra es de 750 casos y se realizó a mediados de diciembre en Posadas, Garupá, Eldorado, San Vicente, Iguazú, Alem, Apóstoles, Jardín América, y Aristóbulo del Valle.

Si tiene que elegir a un partido o frente electoral para votar en las próximas elecciones ¿a cuál votaría? Pregunta Solmoirago. El 33% contestó al Frente Renovador, el 29% a Cambiemos, el 12% no sabe-no contesta, el 11% FpV-Unidad Ciudadana, el 8% ninguno, el 4% Partido Agrario y Social, y el 3% otros. Que los renovadores estén a cuatro puntos de diferencia que los socios del aglomerado debe haber entusiasmado al clan Schiavoni.

Pero cuando la consultora pregunta a quién votaría como gobernador los resultados son algo distintos: el 41,1% votaría a Herrera Ahuad, el 15,4% a Luis Pastori, el 11,7% a Humberto Schiavoni, el 6,1% a Héctor Cacho Bárbaro, el 3,1% a Cristina Brítez, el 3,4% a otros, el 7,5% a ninguno, y el 11,7% no sabe-no contesta. La sumatoria del diputado Pastori con la del senador Schiavoni ni se asoma al 29% que votaría a Cambiemos. Y la intención de voto que tiene el vicegobernador en campaña permanente está muy por arriba del 33% que apoyaría a la Renovación.

Uno de los muestreos del menú de las cinco encuestadoras mencionadas párrafos arriba, indica que el Frente Renovador tiene una intención de votos del 34%, no sabe- no contesta el 28%, el aglomerado Cambiemos 23%, Unidad Ciudadana 8%, y el resto a la cola.

Lo que todas las encuestas coinciden es en la altísima imagen positiva del gobernador Hugo Passalacqua. Hasta pareciera que no hubiese gobernado y menos en una situación de crisis económica. Hugo es el tío bueno que todos quisiéramos tener.

Pese a tener una vida on line, el nivel de conocimiento que hay en el electorado sobre Herrera Ahuad es muy bajo. Lo mismo sucede con Schiavoni, pese a su larga trayectoria política. Ambos tienen una buena imagen positiva, aunque el vicegobernador en campaña permanente aventaja al senador.

Quien goza de muy buena imagen, pese a la continua campaña de desprestigio que hay en su contra, es el alcalde del Cantón de Berna, Losada III. En una de las encuestas Joaquín tiene una imagen positiva del 58,9% y en otra una del 62%.

Podríamos estar horas desgranando encuestas. Dos datos más: La evaluación del desempeño de la política de seguridad en la provincia, no parece haber arrojado los objetivos deseados. Para el 55% de los encuestados es positiva y para el 42,9 negativa. Parece que en la cúpula de la renovación esperaban otra cosa.

Y el último dato. La aplaudida paridad de género no parece haber llegado a las encuestas, en realidad no llegó a quienes encargan las muestras. El número de mujeres que son medidas, es decir puestas a consideración del electorado, es prácticamente insignificante. Por no decir nulo.

***

LA COMPETENCIA NO ESTARÁ entre modelos antagónicos, ni siquiera entre el viejo grupo de poder o los nuevos (quién es quién, es otro debate). No hay duda que el equipo de campaña que mejor maneje la agenda del futuro será quien defina la política en la Tierra Sien Mal, en el país, y en el mundo.

La postura social progresista de las nuevas generaciones está obligando un cambio cultural en los gobiernos, en las empresas, en las corporaciones. Ellos se están transformando en nuevos electores, en nuevos consumidores, en los nuevos actores políticos. Ellos están cambiando el mundo.

Podemos decir que las nuevas generaciones, según coinciden los analistas de #PuenteAereo, buscarán un gobierno con una mentalidad global y con los ojos puestos en las problemáticas locales, medioambientales, pluriculturales, y que sea socialmente consiente. Lo mismo esperan para las empresas.

El electorado joven nació en la era de la información. Es una generación a la que temas como el matrimonio igualitario, la autodeterminación de género, la despenalización del embarazo no deseado, o el uso de la marihuana, no los hace ni pestañar. Nacieron en un mundo hiper-comunicado y pluricultural. Quien no lo caminó lo vio por Internet en algún momento.

Los hábitos, y con ello algunas creencias, han cambiado. Los nuevos votantes no toleran las prácticas sexuales laborales que sus padres daban por asumidas. Se sienten cómodos en un mundo digital. No tienen ni creen en la cualidad mesiánica de los líderes. Son idealistas pragmáticos y están deseosos de hacer del mundo un lugar mejor. Y a diferencia de sus padres, son menos leales a los partidos políticos y socialmente mucho más liberales.

***

LA TIERRA SIN MAL se debe una nueva agenda. ¿Cuáles son los principales puntos que debemos tener en cuenta para pensar el futuro? ¿Qué propuestas hay para resolver o mitigar los problemas de mañana?

Nuevos modelos de producción. Energía descentralizada, digital y descarbonizada. Industria verde, como las del turismo y la generación de contenidos. Cierre de la brecha digital. Transparencia gubernamental y empresarial. La importancia de la posición de los localismos frente al debate entre los globalizadores y los nacionalistas. La autodeterminación de género. La legalización del uso recreativo del cannabis. La despenalización del embarazo no deseado. La separación de la influencia de las iglesias en el Estado. Guste o no guste, aquellos son algunos de los ítems de la agenda del futuro.

Las nuevas generaciones esperan respuestas a sus expectativas, respuestas que están vinculadas a los nuevos modelos de producción. La energía apuntala la economía de la información, del conocimiento. Las empresas digitales tendrán importantes demandas de energía.

img_9605

 

En ese sentido, hay una buena noticia: la economía de la energía cambia en silencio. No es por la fuerza de los gobiernos, sino porque las grandes corporaciones ven en ello rentabilidad y supervivencia. Una lógica tan natural como la que plantea el capitalismo de vanguardia –algunos analistas prefieren llamarlo capitalismo social–. El precio de la energía solar está por debajo de las fuentes más convencionales, entre 2010 y 2017 sus costos cayeron un 73%. En agosto del año pasado, California sancionó una ley que exige que el 100% de su electricidad provenga de fuentes libres de carbono para 2045.

Debemos entender que el mundo está cambiando y que nos debemos exigir apurarnos. Abrazar estas nuevas realidades se está convirtiendo en el único modo de se ser competitivos en un mundo afectado por el cambio climático. Las energías que permitirán esta nueva era son descentralizadas, digitales, y descarbonizadas.

El índice de innovación en energía y recursos renovables se acelerará, y las nuevas tecnologías desplazarán a las antiguas. Cuánto tiempo más vamos a estar intentando solucionar el subsidio interzafra para los tareferos cuando todos sabemos que tarde o temprano aquella masa de trabajadores serán reemplazados por las nuevas tecnologías. Ojo porque los tiempos son más rápidos y el futuro nos puede llevar puestos.

Los nuevos modelos de producción se frenan sin una infraestructura adecuada. El derrame del turismo que pasa por la turística ciudad de las Cataratas es a cuenta gotas. La política de cielos abiertos con aerolíneas baratas benefició a la provincia, pero la infraestructura turística no creció al mismo ritmo.

Este año se celebrará en Silicon Valley el 80 aniversario de la primera start-up. El alcalde del Cantón de Berna, Losada III, fue el único que intentó pensar en desarrollar un centro tecnológico. La emergencia económica llevó la iniciativa a la nada. En la Tierra Sin Mal sobra capital humano con capacidad como para capitalizar la experiencia y el talento de la bahía de San Francisco, donde está ubicada Silicon Valley. Algunos funcionarios de la provincia no entienden que la fabricación de tecnología es diferente al desarrollo. Una cosa es producir lo tangible y otra es desarrollar lo que proviene del campo del conocimiento. Un nerd de Silicon Valley vería con espanto las instalaciones del Parque Industrial.

Pero primero hay que terminar de cerrar la brecha digital. Según los cálculos de la Unión Internacional de Telecomunicaciones (ITU), una agencia de la ONU, la mitad de la población mundial está en línea. Hace una década la fracción de la humanidad con acceso a internet era de un 20%. El 5G comienza a llegar a los mercados avanzados. Podría escupir cientos de letras al respecto, pero no es el objetivo. Un último dato al respecto: Diferentes estudios coinciden en relacionar la conectividad con el crecimiento económico de los Estados, un aumento del 10% en la penetración de Internet se correlaciona con un aumento del 1,35% en el PBI para los países en desarrollo.

Uno de los debates que se viene es el de la autodeterminación de género. La noción de que la mejor manera de clasificar a los humanos, ya no sería según su género biológico sino por lo que cada uno dice sentirse. En algunas universidades en los Estados Unidos, en la identificación de los estudiantes –incluso en sus libretas– utilizan distintivos que sirven como identificadores de pronombres con la preferencia de cada uno. Ella, él, elles, ellxs u otro conjunto de neologismos. Es decir: los que se identifican como no binarios, género fluido o similar. Ojo, no es una moda. En París los toalletes sin género están en todos lados. La autodeterminación de género ya se está debatiendo en algunas ciudades del mundo para convertirla en ley, podría poner varios ejemplos.

Algunos analistas consideran que 2019 será un año importante en la historia sobre el modo en que la postura global hacia el cannabis comenzó a relajarse. Suiza y Uruguay permiten su legalización. Tanto Canadá como California legalizaron en 2018 el uso recreativo del cannabis, y se espera que éste año las ventas crezcan. Más de 75 millones de adultos en los Estados Unidos compran cannabis legalmente. A nivel global, la venta legal de marihuana con fines recreativos se triplicará para 2022 y generará unos ingresos por 32 mil millones de dólares. Los datos son de Arcview Market Research, una firma especializada en nuevas inversiones que hace unos reportes fantásticos. La nueva industria legal de la marihuana está invirtiendo, en algunos casos con el apoyo de los mismos Estados, millones de dólares para alejar al consumidor del mercado ilícito. Es lógico, saben que de esa manera crecerán. Hoy se puede encontrar los componentes del cannabis en lubricantes sensuales, golosinas, líquidos para vaporizadores y aerosoles sublinguales. Una sorpresa: Coca- Cola ya dijo que está interesada en lanzar una bebida en base al cannabis en los mercados que lo permitan.

La transparencia es otra de las tendencias. La filtración de datos como los Panamá y Paradice Papers, el FIFA-gate, el Lava Jato en Brasil –entre otros casos– pusieron en evidencia el funcionamiento del engranaje de la corrupción. Jefes de Estados, empresarios y corporaciones quedaron bajo la lupa de los electores y de los nuevos consumidores. No es que antes no pasaban cosas así, la revolución del conocimiento generó una generación con determinada conciencia social que no está dispuesta a votar a un corrupto ni a comprar un producto de una empresa que haya quebrado con determinadas normas ambientales.

Resistirse a estos cambios será políticamente y económicamente irresponsable. ¿Cuál es la visión de futuro que nos brindarán Herrera Ahuad y Schiavoni? ♣♣♣